Público
Público

La oposición ve nervios en el presidente

Interpreta sus lágrimas como una muestra de debilidad

RUTH VILAR

Asombrados por las lágrimas del presidente y “seguros” de que es un signo más del nerviosismo de Laporta ante el voto de censura de mañana. Así se muestran algunos de los personajes públicos del barcelonismo que se han posicionado a favor del sí a la moción.

Coincidiendo con el acto del presidente, hablaba ayer Josep Maria Minguella. El empresario, ahora jubilado, pide “ante todo, que el socio vaya mañana a votar” y aboga por el sí a la censura, “por la situación deportiva a la que ha llegado el Barça estas dos últimas temporadas y, sobre todo, porque el Barça no puede permitirse tener un presidente que crea rechazo por donde va. No es bueno para el club que en cualquier lugar en que esté el presidente haya gritos de “Barça, sí; Laporta, no”.

Sandro Rosell no ha vuelto a aparecer en escena desde que hizo público que estaba preparado para ir a unas elecciones. Rosell dio varios argumentos para optar por la cesión de Laporta y su junta. Entre otras cosas porque “la crisis no es deportiva, sino institucional. La moción no desestabiliza al club porque es ahora cuando club está desestabilizado”. Sandro criticó la gestión deportiva, económica y social que llevan a cabo los actuales dirigentes del Barcelona.

También el ex tenista Sergi Bruguera ha hecho público su descontento. Bruguera, que iba en la candidatura de Jordi Majó en las elecciones de 2003, explica que “hay tantos motivos para votar sí mañana que es difícil resumirlos. Destacaría el engaño que hemos vivido durante su mandato y cómo han destrozado a un gran equipo, joven y campeón”. Hoy, jornada de reflexión.