Público
Público

El partido del que nació el término 'Superdepor'

Reflexiones y recuerdos sobre una maldición blanca que dura ya 17 visitas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Madrid visita al Deportivo y las meigas aparecen en escena. Se buscan explicaciones para la sequía del Madrid en Riazor, donde no gana desde el 2 de noviembre de 1991. Los protagonistas de aquella lejana victoria hoy son entrenadores, directivos, comentaristas... El equipo que formó en ese último triunfo blanco fue: Buyo; Chendo, Rocha, Sanchís, Villarroya; Míchel, Milla, Hierro, Hagi; Butragueño y Luis Enrique. La victoria fue contundente, un 0-3 labrado con goles de Míchel, Hierro y Butragueño.

'Antes se nos daba mal el Valladolid; ahora es el Depor', dice Butragueño

A Radomir Antic, entrenador blanco en aquella época, le cuesta rememorar el partido. 'Han pasado muchos años, es difícil acordarse', comenta el serbio. Antic, eso sí, da el antídoto para triunfar en campos como Riazor. 'Cuando yo era entrenador del Madrid, siempre salíamos a ganar, no nos conformábamos con otra cosa', asegura. Butragueño, goleador aquel día, recuerda el partido 'vagamente' y no cree que el equipo mereciese una victoria holgada. 'No jugamos bien, marcamos dos goles al final', comenta el directivo.

Butragueño no encuentra una explicación a la mala racha blanca: 'En el fútbol, hay circunstancias que llevan a esto; antes se nos daba mal el Valladolid, ahora es el Deportivo, aunque es cierto que en estos años, con el Superdepor, han sido rivales directos y eso los hacía más peligrosos'.

Buyo, un gallego incrustado en las filas madridistas, sí recuerda el triunfo del Madrid: 'Ganamos 0-3, con solvencia; en aquella época no era raro vencer en Riazor'. Buyo no memoriza visitas fáciles como portero de los blancos. 'El Madrid siempre ha sido el equipo a batir', afirma, aunque es consciente de que, en la situación actual, la presión es mayor: 'El desembolso de este año hace que el Madrid no caiga bien. Cuando equipos más pequeños como el Depor ganan, provocan simpatía; es normal'.

'No era raro en mi época vencer en Riazor', presume Buyo

Desde aquel partido de 1991, las estadísticas son terroríficas para el Real Madrid: 12 derrotas y sólo cinco empates; 38 goles en contra y sólo 11 a favor. En las casi dos décadas en las que el Depor viene sometiendo al Madrid en Riazor, hay resultados tan duros y contundentes como el 5-2 de la campaña 99-00 o los 4-0 de la 93-94 y la 98-99.

Martín Vázquez sabe lo que es estar a los dos lados de la trinchera. Pasó primero por el Madrid y luego por el Deportivo. Sólo ve casualidades en la larga racha de los blancos en A Coruña: 'Riazor es un campo difícil, pero la racha es sólo casualidad'. Martín Vázquez no cree que ahora la presión sea mayor que antes, aunque concede que es más difícil ganar: 'El Madrid siempre ha sido mal recibido en la mayoría de los sitios, pero antes los equipos locales no eran competitivos'.

'Ellos salían nerviosos; nosotros, a disfrutar', revive Djalminha

Los recuerdos son muchos en 17 visitas. En Riazor, fue la discusión a grito pelado entre Mijatovic y Seedorf, el penalti a lo Panenka que Djalminha marcó a Iker o su memorable lambretta (elevando el balón desde atrás sobre sí mismo y pasándolo por encima de la defensa blanca) que enojó a Raúl. El 7 le recriminó y Djalminha le respondió: 'Tú eres futbolista y metes goles, yo juego al fútbol'.

Ex jugadores del Depor de la primera época gloriosa y veteranos aficionados coinciden en señalar que el Superdepor nació en el partido contra el Madrid de la temporada 92-93, cuando remontaron un 0-2 y se impusieron por 3-2 con goles de Bebeto y Claudio. 'Nos mentalizábamos mucho en esos partidos', rememora Mauro Silva desde su despacho en Sao Paulo. 'Hubo algunas temporadas en las que el Depor se midió de tú a tú al Madrid porque teníamos una gran plantilla. Es más cuestión de fe y confianza. Recuerdo el 3-0 de la 95-96 con tres goles de Bebeto, el 5-2 y también otro 3-0 tras el centenariazo'.

Uno de los futbolistas que marcó al Madrid es el Turu Flores, hoy entrenador en Argentina. Para el Turu, 'el Madrid sabía que en Riazor salíamos con un gol a favor. En esos partidos, nos salía todo. Era un espectáculo. Ahora es distinto y, aunque son 19 años, la diferencia entre el Madrid y el Depor es mucho mayor ahora'.

'En Riazor, ante el Madrid salíamos con 1-0 a favor', recuerda el Turu

Djalminha protagonizó una de las jugadas que, pese a los años, sigue siendo recordada y visionada por los nostálgicos. De su lambretta dice que le salió 'regular' porque no fue gol, pero se queda 'con el fútbol que hacíamos. Ellos salían muy nerviosos y nosotros disfrutábamos. Veíamos el estadio lleno, la gente apretando y sabíamos que ganábamos'.

Irureta fue entrenador del Deportivo en siete temporadas de sequía blanca. El técnico sabe que el ambiente es especial cuando los blancos llegan a A Coruña. 'La ciudad lo toma con un gran optimismo que se contagia. Llevar tantos años ganando contribuye a la creencia de que se va a ganar. El Madrid es el referente, pero antes se le tenía más respeto'.

'Nos importaba el Oporto y Jabo rotó; aún así ganamos', cuenta Molina

La racha comprende incluso partidos menores para el Depor, como recuerda el portero Molina: 'Jugábamos un sábado contra el Madrid y, el miércoles, la semifinal de Champions ante el Oporto. Ese era el partido que nos importaba e Irureta hizo rotaciones para descansar. A pesar de todo, ganamos'.

García Remón vivió victorias fáciles del Madrid en Riazor como jugador y sufrió varias derrotas como segundo técnico. Trata de explicar el cambio: 'De jugador, íbamos casi todos los años al Teresa Herrera, así que nos sentíamos como en casa, era un campo muy madridista. Pero el fútbol ha creado una identidad propia en cada una de las ciudades y ahora la gente es del equipo de su tierra. No es que el Madrid tenga complejos, es que el Deportivo se ha hecho un equipo grande', asevera. Butragueño también recuerda aquellos partidos en los que los blancos eran 'el equipo local'

Manjarín, otro de los verdugos blancos en Riazor, apunta que 'todos los equipos cuando juegan con el Madrid dan un plus, y el Depor lo tenía antes con grandes jugadores y ahora con el esfuerzo. Cuando un campo se da mal, hay una especie de psicosis. A mí me sorprendía, se les veía impotentes. Es su estadio maldito, aunque alguna vez se va a romper'.

Naybet, asesor de en la Federación Marroquí y central del Depor durante ocho temporadas, recuerda que 'eran grandes partidos. Nos enfrentábamos a los mejores jugadores: Ronaldo, Zidane, Raúl... No conseguían ganarnos y sufrían porque éramos superiores. Es muy raro que un equipo así lleve tanto tiempo sin ganar en un estadio'.

Del presente, el capitán del Depor, Manuel Pablo, frena la euforia local que cuenta ya con los tres puntos: 'Si ves los últimos resultados, parece que se gana fácil, pero no lo es, salen a por todas. Tienen un equipazo. Algún día va a terminar. Esperemos que no sea este año'.