Estás leyendo: La perla de Zadar

Público
Público

La perla de Zadar

El croata Modric se ha destapado como uno de los mejores jugadores de esta Eurocopa

RUBÉN GARCÍA

Su parecido físico le asemeja a Cruyff. Su fútbol también le acerca. Sin embargo, Luka Modric se ruboriza entre tanta comparación. “Creo que es demasiado...”, titubea en su respuesta. Sin embargo, Croacia se aferra a él como el nuevo referente de un fútbol sin complejos. Nacido para el toque exquisito en la arena de las playas de Zadar, Modric se desmelenó ante Alemania.

El croata contribuyó de forma excepcional en el juego de su equipo para doblegar a la mannschaft. Aúna fuerza, inteligencia y creatividad. Ingredientes con suficiente solvencia para convertirse en un futbolista total. Slaven Bilic, seleccionador croata, se encarga de aumentar la autoestima de esta joven estrella emergente convertida en auténtica realidad. “Le digo cada día que es el mejor jugador que hay en Europa”, afirmó Bilic.

La nueva estrella del Tottenham Hotspur –que pagó 21 millones de euros a su antiguo club, el Dinamo Zagreb– deslumbra con cada una de sus actuaciones. Ayer, tras ser elegido mejor jugador del partido, Gérad Houllier, ex-seleccionador francés y ex-entrenador de Liverpool y Lyon, se refería a Modric como un jugador “trabajador, inteligente, que dota de calma al mediocentro de Croacia, y recupera balones y los pasa bien”.

Convertido en la atracción de la liga croata en estos últimos tres años, el mediocentro cuenta con el permiso de su seleccionador para incorporarse a posiciones más ofensivas. Ante Alemania, el croata acaparó todos los focos y puso en el punto de mira a su selección.

“Estoy muy feliz. Pero lo más importante es que ganamos y jugamos muy bien. Las expectativas eran muy altas y creo que podemos aspirar a grandes cosas en esta Eurocopa”, afirmó el nuevo talento croata, digno sucesor de Boban, Prosinecki o Suker. El pequeño 14 se sabe uno de los grandes protagonistas de esta Eurocopa.

Marcó el penalti que significó la victoria ante Austria y ayer dio muestras de la madurez y excelencia de su juego ante Alemania, tricampeona del mundo. Modric ha mostrado su capacidad de liderazgo con la arlequinada. “Somos un equipo muy peligroso, nuestros movimientos son buenos y creamos muchas ocasiones de gol, con independencia del rival”, señaló el croata.

Frente a la escasez goleadora de su vanguardia, Croacia lo fía todo a su centro del campo. Modric se destapa como el nuevo mariscal de una filosofía de fútbol total, que no se amedrenta ante nadie.