Público
Público
Únete a nosotros

El pertiguista francés Lavillenie rompe a llorar en el podio tras ser abucheado por el público

El público brasileño pitó al jugador durante dos días consecutivos tras unas declaraciones en las que comparó sus abucheos con los sufridos por Jesse Owens en los juegos de Alemania 1936. 

Publicidad
Media: 3.14
Votos: 7

El saltador de pértiga francés Renaud Lavillenie, con gesto compugido y al borde de las lágrimas por los pitos del público del estadio olímpico, durante la ceremonia de entrega de medallas de los JJOO de Rio. REUTERS/Sergio Moraes

MADRID.- El saltador de pértiga francés Renaud Lavillenie se ha convertido en uno de los protagonistas de los Juegos de Río de Janeiro por llorar en el podio tras ser abucheado por el público del Estadio Olímpico, acción que ya se ha repetido en diferentes ocasiones a lo largo de los JJOO.

La reacción del francés tuvo lugar al recibir la medalla de plata, momento en el que el público le abucheó por segundo día consecutivo después de hacer unas declaraciones en las que comparó el comportamiento del público brasileño con el rechazo que sufrió el atleta Jesse Owens en los Juegos Olímpicos de Alemania de 1936.

 "En 1936 el público estaba en contra de Jesse Owens. No hemos visto esto desde entonces y ahora tenemos que enfrentarnos a ello", dijo el deportista en ese momento. Y añadió "si no hay respeto en las Olimpiadas, ¿dónde podemos tenerlo? Estoy muy triste y decepcionado con el comportamiento del público brasileño".

En declaraciones posteriores al diario L'Èquipe, el francés ha aclarado que con sus palabras "no trataba de comparar la Alemania nazi con Brasil", y debida a la polémica causada, Lavillenie se disculpó a través de su cuenta de Twitter por la "mala comparación" entre los Juegos de Río y de Alemania.

"Sí, perdón por la mala comparación que hice. Fue una reacción en caliente y después me di cuenta de que estuvo mal. Perdón a todo el mundo" ha escrito en twitter.


Sin embargo, tras las disculpas el francés volvió a vivir una segunda jornada con pitidos, en esta, el deportista contó con el apoyo de algunos de sus rivales como Thiago Braz, que consiguió la medalla de oro en la misma categoría o del exatleta ucraniano Sergei Bubka.

Lavilleine, que en esa segunda ocasión rompió a llorar, ha acusado de esta pitada a la actitud de hostilidad que en su opinión, no debería vivirse en el atletismo y ha señalado que todo comenzó cuando su contrincante brasileño, Thiago Braz da Silva, le arrebató el oro: en la presentación de los finalistas, ha señalado, él fue incluso aclamado.

El saltador de pértiga frances Renaud Lavillenie al finalizar la prueba en el estadio olímpico en los JJOO de Rio 2016, en la que quedó segundo, logrando la medalla de plata. EFE/EPA/DIEGO AZUBEL

 "Esto es delirante en atletismo. Ese tipo de actitud corresponde a deportes de enfrentamiento, cuando hay un partido entre dos adversarios", ha declarado el deportista.

El atleta ha destacado además que no necesita "un fracaso" para aspirar a la victoria: "Siempre tengo ganas. (...) En Tokio, tendré la oportunidad de ir a por una tercera medalla olímpica, algo que nunca se ha hecho en percha. Sea cual sea el color, aunque me gustaría que fuera el oro que he perdido aquí", ha concluído.