Estás leyendo: Pese a todo, es la Lazio

Público
Público

Pese a todo, es la Lazio

La baja de Klose debilita a los italianos, pero aun así no se les puede menospreciar

A. V.

Pese a todo, pese a que no juegue Klose, no hay que menospreciar a la Lazio, cuarto clasificado en Italia. El domingo ganó 2-0 al Milan, el primero. Por eso no hay que fiarse del partido de ida en Roma. Por una parte, no engañó. No hay belleza en este equipo, con un aire rápido y físico. Pero sus defensas son mejores de lo que parecieron Biava, Diakité o Konko aquella noche.Tampoco es normal que su estado de ánimo decaiga tan pronto. Ni que Hernanes, el brasileño, no muestre diferencia.

Su entrenador Edy Reja (Gorizia, 1945) es otra. Nunca fue hombre fácil de derrotar. Podría pasar por un viejo legionario. Su primer partido como jugador lo vivió en 1963 con el Ferra-ra, donde conoció a Capello, una de sus grandes amistades. Fue en 1979 cuando arrancó como entrenador y, excepto un año en Croacia, en el que dirigió al Hadjkuk Split, siempre trabajó en Italia. Allí su leyenda podría equipararse a la de Luis en España. Reja es la clase de entrenador que nunca lo deja. Excepto los cinco años del Nápoles, nunca duró más de uno en ninguna parte. Ahora sí lleva dos en la Lazio, a la que sacó de la pena y del descenso. Costó mucho jugar la Liga Europa como para dejarla sin batallar.

Si tiene la pelota, la Lazio pasará por momentos de ahogo. Ledesma o Matuzalem ocupan gran parte del campo y son, sobre todo, tipos de brega. Su diferencia se reduce a poca gente, entre los que triunfa Hernanes. Su adaptación fue rapidísima, porque no sólo es talento. También tiene un preparador personal que le ha fortalecido. Cuando jugaba en el São Paulo pudo fichar por el Barça, pero el club azulgrana prefirió a Hleb. Y esto es lo que ha encariñado a Hernanes con la Lazio, donde su media de goles mejora cada año.