Público
Público

Una voluntaria pide matrimonio a una jugadora de rugby brasileña durante la ceremonia de entrega de medallas

La joven, voluntaria en las Olimpiadas, improvisó un lazo amarillo como anillo y pidió matrimonio a la jugadora Isadora Cerullo ante los periodistas, deportistas y asistentes

La jugadora de Rugby besa a su prometida tras aceptar la petición de matrimonio/REUTERS

PÚBLICO

MADRID.- El rugby femenino celebró el lunes la final de la primera competición olímpica jamás disputada en esta categoría, en la que el equipo de Australia consiguió el oro. Sin embargo, una de las jugadoras brasileñas, cuyo equipo quedó en novena posición, también tuvo premio después de que su pareja, Marjorie Enya, que ejercía como voluntaria en los Juegos, le pidiera matrimonio durante la ceremonia de entrega de medallas.

Se trata de la jugadora Isadora Cerullo, que aceptó la propuesta después de que su novia cogiese el micrófono y delante de periodistas, deportistas y el público asistente le pidiese casarse con ella. A falta de un anillo de compromiso, la voluntaria de los Juegos de Río ató un lazo amarillo alrededor del dedo de su novia.

El acontecimiento se produjo en la final entre Australia y Nueva Zelanda, que se saldó con la victoria de las primeras 24 a 17. Posteriormente, Enya, de 25 años, declaró: "Ella es el amor de mi vida" refiriéndose a la jugadora y le puso el singular anillo en el dedo.

Racquel Kochhann, compañera de equipo de Cerullo, afirmó en una rueda de prensa que estaba muy contenta por la jugadora: "Fue algo muy divertido para el grupo y ella es una afortunada".


El matrimonio igualitario que permite la unión de personas del mismo sexo fue legalizado en Brasil en 2013. A pesar de todo, el país todavía vive inmerso en proceso de visibilización y normalización.