Público
Público

Pistorius, compuesto y sin gloria

ATLETISMO. El surafricano, primer amputado en participar en unos Juegos, se queda sin correr en los 4x400 metros por lesión del anterior relevista. Tendrá otra oportunidad, ya que Suráfrica ha sido recalificada p

AGENCIAS / PÚBLICO.ES

Llegaba a Londres con la victoria al cuello. Óscar Pistorius ya había ganado por el mero hecho de poder competir en unos Juegos Olímpicos. Ha sido su gran sueño desde pequeño y el pasado día 6 se hizo realidad. Con sus piernas amputadas, se sintió como un atleta más. No tiene marca para optar a la final, se quedó en las semifinales de los 400 metros. Pero no importaba. Él había ganado.

Este jueves volvía al estadio olímpico. Pero la historia fue bien distinta. Quería despedirse corriendo. Compitiendo. Pero la mala suerte le apartó de la gloria. Disputaba los relevos del 4x400 metros junto a sus tres compañeros de Suráfrica. Sin embargo, se quedó compuesto y sin testigo. 

Ofentse Mogawane, el compañero que debía entregarle el testigo después de cubrir el segundo relevo, se precipitó al suelo al chocar con el keniano Mumo Kilu a la salida de la última curva y abandonó la pista, minutos después, con el hombro derecho herido.

Con sus prótesis de carbono en ambas piernas, Brade Runner Pistorius esperó inútilmente en la línea de meta la llegada de su compañero, de forma que no pudo correr por primera vez una posta distinta a la primera, mezclado en la tercera con los demás en calle libre, tras recibir la autorización de la Federación Internacional para hacerlo.

Pero lo que parecía que iba a ser el final de Pistorius en los Juegos, todavía no lo ha sido. Finalmente tendrá otra oportunidad de correr ya que Suráfrica ha sido recalificada para disputar la final por la calle nueve. El Jurado de Apelación ha considerado que "sus opciones fueron gravemente dañadas en el incidente con Kenia".

El equipo keniano, explica el Jurado, reconoció que su atleta había sido culpable del incidente y el equipo fue descalificado.

Minutos antes de conocer la recalificación, Pistorius se mostró abatido: "Recordaré estos Juegos durante el resto de mi vida. Ha sido algo absolutamente fenomenal, pero hubiera estado bien haber corrido hoy otra vez. Ha sido duro. Lo siento también por mis compañeros". 

El año pasado, en los Mundiales de Daegu, la IAAF le obligó a partir en el primer relevo, en el que los atletas corren cada uno por su calle, a fin de proteger a sus adversarios de sus cuchillas a partir del momento en que acceden a calle libre.

Pistorius no se va todavía de Londres porque se propone participar también en los Juegos Paralímpicos. Su próximo reto será competir en los Juegos de Río de Janeiro 2016, cuando, con 29 años, espera alcanzar la cumbre de su carrera deportiva.