Público
Público

Reventa final Champions Hemos ido a la reventa de la final de Champions y esto es lo que nos encontramos

Dos entradas que nunca tuvimos sirvieron de experimento para conocer el límite por el que una persona estaría dispuesta a adquirir dos entradas para la célebre fecha balompédica. El resultado... no te sorprenderá. 

Publicidad
Media: 2
Votos: 3

Entrada para la final de Champions de 2016. Fotografía de Todocolección.

El fútbol mueve pasiones, pero mueve más dinero aún. Desde Público, conocedores de los precios desorbitados que se están pagando por una entrada para la final de la Champions del Wanda Metropolitano y con una finalidad informativa, hemos querido tentar a algunos compradores que no pudieron conseguir una entrada real

Con la excusa de dos entradas –que no tenemos– en un fondo y en un lateral del estadio, hemos llamado a varios usuarios que publicaron en Internet su intención de comprar un par de tickets. 

El negocio se ha disparado de tal manera, que la Policía Nacional ha detenido a tres personas por revender dos entradas falsas, han informado a Europa Press fuentes de la Dirección General de la Policía.

2.000 euros la entrada, una oferta 'barata'

Durante los primeros contactos con los compradores, el precio que pusimos era casi un regalo respecto a lo que se ha podido ver en algunas webs de reventa. Dos entradas en un fondo, entre un corner y la portería, a 2.000 euros cada una, hubieran volado en la primera llamada. Y es que se han podido ver ofertas de hasta 55.000 euros. 

Entrada de reventa para la final de la Champions.

Incluso hay empresas interesadas en la compra de boletos, con la intención de satisfacer a algún cliente. Un potencial comprador, miembro de una compañía, nos preguntaba si trabajábamos en algún hotel y nos amenazaba: "Mira, que solo con olerlas, sé si son falsas". 

"Mira, que solo con olerlas, sé si son falsas"

Una de las primeras preguntas es la categoría de la entrada. Los precios oficiales de la UEFA eran de 70 euros para la categoría 4, la más baja, y desde ahí iban aumentado. La categoría 3 subía hasta 160 euros, la 2 hasta 450 y, por último, la categoría 1 se situaba en 600 euros.

Ninguna vez intentamos nada por debajo de los tres ceros, y nuestras entradas ficticias eran de categoría 2. Como poco, podríamos haber triplicado la ganancia, y eso sin exprimir el precio. 

En busca del 'no'

Al ver lo fácil que sería vender las entradas a 2.000 euros, la siguiente pregunta fue: ¿Y a qué precio se echará la gente atrás? 

Así que, escalonadamente, íbamos subiendo el precio poco a poco, con la intención de encontrar el techo de esta barbaridad. 5.000 euros por dos entradas, vendidas. 8.000 euros, vendidas. 9.000 euros, agenciadas. 

"¿12.000 cada una?", nos dice alguien al otro lado del teléfono, y para no dejar espacio a la respuesta, cuelga al instante. Comprensible, ya que 24.000 euros sería lo equivalente a tres años de alquiler en un piso de unos 700 euros al mes.  

Uno de los compradores, al leer el precio, se dio cuenta de que no le gusta tanto el fútbol y no respondió más.

Un comprador estaba dispuesto a pagar 6.500 euros por cada entrada

En precios individuales, otro comprador estaba dispuesto a pagar 6.500 euros por cada entrada. Es decir, 13.000 euros en total por ver a 22 personas disputarse el cuero. Por ese precio puedes adquirir tres billetes de tren para hacer, durante un mes, la ruta del Transiberiano y viajar desde Moscú hasta Pekín, billete de avión a Rusia incluido.