Público
Público

Rusia se come la naranja

HOLANDA 1 - RUSIA 3. Los rusos serán los rivales de España en semifinales si los de Aragonés ganan hoy a Italia. Arshavin hizo un partido maradoniano y la selección de Hiddink le dio u

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La mancha naranja fluorescente que cubre Saint Jakobs Park calla. Es un silencio anormal. Confunde. La oranje es la hinchada más ruidosa de esta Eurocopa. Todo lo contario. No hay festival de Holanda. La pelota y el partido son de la Rusia de Hiddink; la causa que explica la anestesia de los 40.000 holandeses. Hiddink demostró ser un valiente. Un entrenador que no enreda a sus jugadores con excesivos garabatos en la pizarra. La misma fórmula con la que metió a Corea en la semifinales del Mundial 2002 y a Australia en los cuartos de Alemania 2006.

La raya de la defensa casi a la altura del centro del campo. Anticipaciones y presión sobre los canalizadores holandeses, Van der Vaart y Sneijder. A De Jong y a Engelaar les dejan hacer y hacen muy poco. Van der Sar tiene que seguir defendiendo que Holanda sí tiene portero. Un contrasentido histórico. Le exigen cinco veces en 20 minutos. Zhirkov, Pavlyuchenko, Arshavin y Kolodin por dos veces. Holanda no ve la pelota. Y si la ve, no sabe qué hacer con ella. Los centrales y los laterales se anticipan al juego de espaldas de Kuyt y Van Nistelrooy. Como no ganan esa batalla, no hay posibilidad para la sorpresa con las llegadas Sneijder y Van der Vaart.

Rusia circula con sencillez. El fútbol no es tan complicado desde una idea coherente con los jugadores que se tienen. Arshavin, un ratón cuanto más cerca está de la ratonera del área, le descubre un desmarque a Semshov, que saca una rosca a media altura y tensa. Pavlyuchenko entra arrollando, pero amortigua con el interior; gol. El fútbol no es tan complicado como parece.

Brota la escuela rusa de toda la vida en medio de ese silencio naranja. Toques rápidos y desmarques acompasados con la posición de la pelota. La lleva Saenko por el centro y se despliega a toda velocidad por su izquierda Zhirkov, que está haciendo méritos para ser elegido el mejor lateral izquierdo del torneo. Un dechado de inteligencia con y sin el balón. Como Arshavin, que se pega la pelota al pie en los espacios cortos y no se la saca nadie. Hiela a Hetinga con un regate en la línea de fondo. Rusia se gusta. Gana y no se tapa.

Los cambios de Van Basten (Heitinga, Van Persie y Afellay) no reactivan. Menos a la marea naranja, que sigue en estado de shock. No respeta Van Persie los galones de Sneijder, el único holandés empeñado, y se le adelanta sin avisar al lanzamiento de una falta en la frontal del área. No hay colectivo, pero Rusia perdona. La ajusticia Van Nistelrooy. El yugo del goleador, que pasa por encima del juego porque vive del instinto. Así de frío y duro para los rusos. Pavlyuchenko revienta la pelota en el larguero, ya en la prórroga. Arshavin maradonea y la defensa holandesa le maldice. También él a Torbinski al aque acaba de poner ante la historia y Van der Sar y y falla. Maradonea otra vez Arshavin ante Ooijer, y esta vez Torbinski hace historia. Al poco, Arshavin inicia su leyenda en medio del silencio fluorescente.

1 - Holanda: Van der Sar; Boulahrouz (Heitinga, m.54), Ooijer, Mathijsen, van Bronckhorst; de Jong, Engelaar (Afellay, m.62); Kuyt (van Persie, m.46), van der Vaart, Sneijder; y van Nistelrooy.

3 - Rusia: Afinkeev; Anyukov, Ignashevich, Kolodin, Zhirkov; Semak, Zyryanov, Semshov (Bilyaletdinov, m.69), Saenko (Torbinski, m.81); Arshavin y Pavlyuchenko (Sychev, m.115).

Goles: 0-1, m.56: Pavlyuchenko. 1-1, m. 86: Van Nistelrooy. 1-2, m.112: Torbinski. 1-3, m.116: Arshavin.

Árbitro: Lubos Michel (SVK). Mostró cartulina amarilla a Boulharouz (m.50), Van Persie (m.55), Van der Vaart (m.60) y a Kolodin (m.71), Zhirkov (m.103) y a Torbinski (m.111).

Incidencias: Asistieron al encuentro 38.374 espectadores, que llenaron las gradas del St.Jakob-Park de Basilea. El equipo holandés lució brazaletes negros por la muerte de la hija de la hija de su defensa, Jalid Boulahrouz, ocurrida el pasado miércoles.