Público
Público

Severiano Ballesteros se encuentra "estable" tras una operación de seis horas

La operación, la tercera en un mes, ha sido "satisfactoria y sin complicaciones", según los médicos

EFE


El ex golfista español Severiano Ballesteros ha sido operado de forma "satisfactoria y se encuentra estable", según ha comunicado hoy el Hospital de La Paz.

El cántabro pasó por tercera vez por el quirófano para actuar sobre el edema y el hematoma intracerebral, además de extirpar los restos tumorales, y tras la intervención se encuentra "estable hemodinámicamente y controlado en la Unidad de Cuidados Intensivos".

Según informa el último parte médico facilitado esta tarde por el Hospital Universitario de La Paz, en dicha intervención, "se han logrado los objetivos previstos inicialmente sin complicacines", ya que "se han eliminado el edema y los restos del tumor".

Tras salir del quirófano, el de Pedreña se encuentra "estable hemodinámicamente y actualmente controlado en la Unidad de Cuidados Intensivos", donde proseguirá con su recuperación en las próximas horas. Según comunicó el Hospital de La Paz, el deportista cántabro entró en el quirófano a las 08.30 para la preparación y proceso anestésico, tras los cuales los neurocirujanos empezaron a operar a las 10.30 horas. Hay que recordar que la primera operación a la que se sometió el ganador de cinco 'majors' duró 12 horas.

En este sentido, Ballesteros contó con tres médicos en su tercera operación: Javier Heredero, jefe del Servicio de Neurocirugía del Hospital La Paz; Marcelino Pérez Alvarez y Alberto Isla, neurocrujanos del mismo servicio. También estuvieron presentes dos anesteistas y tres enfermeras.

Severiano Ballesteros, ingresado en el Hospital de La Paz desde el pasado 5 de octubre, tras sufrir "un cuadro de mareo y pérdida de consciencia de escasa duración", y tras varios días de pruebas, comunicó el 12 de octubre que sufría un tumor cerebral, clasificado como un oligoastrocitoma, que afectaba a los oligodendrocitos y astrocitos, que cubren y protegen las células nerviosas en el cerebro y la médula espinal.

Dos días después, Ballesteros pasó por el quirófano por primera vez para la resección de ese tumor, en una operación que concluyó sin complicaciones aparentes. Sin embargo, sufrió un edema cerebral 48 horas después que le produjo una disminución del nivel de conscincia, por lo que los médicos tuvieron que practicarle una craniectomía descompresiva, destinada a reducir el daño secundario causado por la elevación incontrolada de la presión intracraneal. A partir de ahí, el estado de salud del triple ganador del Abierto Británico y doble ganador en Augusta fue empeorando, y aunque se encontraba estable dentro de la gravedad, el jueves se optó por someterle a una nueva intervención, completada hoy con éxito.