Público
Público

El Sevilla llega tarde a San Mamés

El Athletic retiene la victoria gracias a un gran primer tiempo (2-1). El Valencia sigue sufriendo lejos de Mestalla y empata en Valladolid (1-1).

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Athletic de Bilbao aprovechó la gran actuación que cuajaron en la primera mitad para sentenciar el duelo frente al Sevilla en San Mamés (2-1), que deja a los andaluces sin victoria por tercer partido consecutivo, mientras los vascos abren brecha con la zona de descenso y comienzan a acercarse a la zona de puestos europeos.

Los aficionados que acudieron a San Mamés vieron cómo el choque trepidante que se presentó en los primeros minutos bajó de intensidad. Las urgencias de ambos equipos en la clasificación se plasmaron en el terreno de juego, con pocas decisiones arriesgadas. Se asentó mejor el Athletic, ocupando todas las áreas del campo con los dinámicos Susaeta y Muniain pegados a la línea de cal.

Dos errores defensivos generaron los primeros murmullos. Aduriz falló en el remate tras el error de Spahic. Más de lo mismo le pasó a Navas, que cruzó en exceso el balón tras un error de Aurtenetxe. La tendría de nuevo Aduriz, en un inicio fulgurante, pero el balón se perdió por encima del larguero una vez más.

El Athletic se desquitó de la inseguridad de los primeros compases y marcó el tempo del partido. El prácticamente definitivo adiós en la Liga Europa tras la derrota frente al Olympique de Lyon pareció no existir. Aparecieron Muniain y Susaeta, se incorporó Aurtenetxe y Ander Herrera se asoció con De Marcos para cortocircuitar la maquinaria andaluza.

De este modo, y mediante balones aéreos vascos, el Sevilla aguardaba agazapado. En una de las incorporaciones de Austenetxe, se adelantaron los de Lezama. Remató De Marcos, asegurando con el interior para ajustar al palo derecho de la portería de Palop. Tras el gol apareció Negredo por primera vez, pero los de Nervión nunca estuvieron cómodos. Mientras los locales buscaban el segundo gol, que encontraron en un balón aéreo que peinó Aduriz y que Susaeta remató.

El Sevilla necesitaba reaccionar y Míchel lo intentó dando entrada a Reyes y Diwara. Tuvo efecto de inmediato, con el Sevilla manejando el balón en zona de tres cuartos y acercándose a la meta de Gorka Iraizoz con la velocidad de sus puntas. El meta vasco echó el candado a su portería y frenó todas las llegadas del Sevilla. Mientras, el Athletic, encontró espacios en alguna contra. Las manos marcarían el tramo final del encuentro. El balón rebotó en la mano de Ander Herrera, por lo que el colegiado le expulsó por doble amarilla -segundo partido que acaba antes de tiempo-. Justo después, se produjo un penalti por mano de Iraola. Negredo anotó para dar aire a los suyos. Buscaron el empate hasta el último de los tres minutos de descuento, pero el Athletic, aguerrido, supo sufrir y amarrar los tres puntos.

El Valencia se dejó dos puntos en su visita a Valladolid. El conjunto de Pellegrino, que se había adelantado en el marcador vio cómo le empataba el conjunto local al transformar un penalti cometido por Cissokho, autor del tanto ché, que fue expulsado por dicha acción.

Pellegrino sorprendió al dejar de inicio en el banquillo a Roberto Soldado, apostando en esta ocasión por el paraguayo Nelson Valdez. Los valencianos, mentalmente fuertes tras ganar sus dos últimos partidos, comenzaron acechando el área del Valladolid para tratar de romper su mala racha en liga fuera de Mestalla: un solo punto de quince disputados.

Por eso, antes de llegar al primer cuarto de hora de partido, los visitantes se adelantaron. En una falta lanzada desde la esquina derecha por Parejo, Cissokho remató de un cabezazo picado y certero (min. 14).

El Valencia dominaba el encuentro a base de triangulaciones y juego organizado, mientras que el Valladolid intentaba reorganizarse y buscar ocasiones al contraataque sin mucho éxito. Alberto Bueno generó la ocasión de peligro más clara de la escuadra local en la primera mitad, con un disparo que se estrelló en el palo izquierdo de la meta de Diego Alves (min.29).

En la reanudación, fue el equipo local el que se hizo con el dominio del encuentro y puso en apuros a un Valencia que se desdibujó tras el paso por los vestuarios. Tras una ocasión de Soldado, que saltó al campo tras el descanso, el equipo local se plantó en el área contraria con más frecuencia y energía de la mano, sobre todo, de Bueno.

En una de las llegadas de Alberto Bueno a la meta de Diego Alves, Cissokho derribó al jugador local y el colegiado señaló expulsión para el defensor y penalti que transformó el especialista Víctor Pérez (min. 68). Insistía el Valladolid sin acierto, Óscar tuvo la victoria en sus botas (min. 81) y el Valencia se defendía con diez jugadores sobre el campo. Los últimos minutos del partido fueron, sin embargo, de dominio valencianista, que no consiguió en Valladolid romper su racha sin victorias fuera de casa.