Estás leyendo: Las tres picas de Flandes

Público
Público

Las tres picas de Flandes

La apuesta de Van Basten por el trío de jugadores blancos (Van Nistelrooy, Robben y Sneijder) es la clave del éxito de Holanda

LADISLAO J. MOÑINO

Con una sonrisa interminable y armados con la copa de champán que les concedió el hotel, se presentaron Van Nistelrooy, Sneijder y Robben en el hall de Beauve Rivage de Laussane. Los tres madridistas, que desempeñaron un papel decisivo en la victoria de Holanda sobre Francia, son felices, y disfrutan con su propio fútbol y con el del colectivo holandés. El primero que apareció en el partido fue Van Nistelrooy. No marcó, pero hizo un trabajo de zapa perfecto. Incluso se marcó algún lujo que otro, como esa ruleta a lo Zidane que sentó a dos franceses.

“Si le preguntas a un seleccionador qué jugador se quedarían, te dirán que a Van Nistelrooy. Los entrenadores siempre les decimos a los delanteros que controlen el balón, que aguanten y que esperen la llegada de los centrocampistas. Pero todo eso luego hay que hacerlo, que no es fácil. Van Nistelrooy lo está haciendo a la perfección”, afirma Camacho, que ha seguido en directo los dos partidos de Holanda. El propio delantero centro, que había renunciado a la selección tras el Mundial 2006 por sus desavenencias personales con Van Basten, dice sentirse como nunca: “Hace tiempo que no me sentía tan relajado en la selección. Me he quedado sin marcar en un partido en el que mi equipo ha convertido cuatro goles y no me importa”.

De alguna manera, Robben y Sneijder aparecieron a la vez. La entrada del extremo por el desacertado mediocentro Engelaard provocó que Sneijder tuviera que recordar sus inicios en el Ajax, cuando era un prometedor mediocentro de la escuela ajacied: tocar, entrar y salir con balón y sin él. “Sneijder es el centrocampista moderno por excelencia. Lo hace todo. Pasa en largo y en corto, trabaja, es dinámico y tiene gol. Cuando entró Robben, él jugó en la posición de Engelaard y lo hizo muy bien. Aguantó al equipo y distribuyó bien el balón”, afirma admirado Camacho.

Sneijder está suelto, con ganas de fútbol y sin perderle la cara a nadie: “Me encantaría jugar contra España. No me da miedo porque para ser campeón hay que ganarles a todos, a los mejores. Vi por televisión el partido de España contra Rusia y les vi muy bien, casi impresionantes”. A Van Basten no le importó meter a Robben por un mediocentro defensivo. Era su apuesta para rematar el partido, para que Francia supiera que, si atacaba a la desesperada, ahí estaba la velocidad de Robben.

Así fue, en una contra vertiginosa le puso el 2-0 a Van Persie: “Tengo una sensación increíble. Si hace unos días me dicen que estaría ya clasificado después de ganar a Italia por 3-0 y a Francia por 4-1, pensaría que el que me lo dice está loco”, explica Arjen, que celebró su gol como un poseso. “Robben es un extremo rompedor y Van Basten lo sacó previendo que iban a atacar por su lado”, concluye Camacho.

Representa la mejor simbiosis de calidad y trabajo. Se sacrifica arriba para el equipo, sin que eso signifique que pierda de vista el gol. Anotó uno ante la selección de Donadoni y estuvo a punto de marcar otro ante Francia con una vaselina de cabeza. Ruud ha rematado siete veces a puerta, lo que le convierte en el jugador holandés que ha probado en más ocasiones suerte de cara al gol. inco lanzamientos suyos fueron a portería y dos, interceptados por contrarios.

 

Llegó a temerse lo peor cuando se lesionó hace una semana en uno de los entrenamientos previos a la Eurocopa. De hecho, Van Basten prefirió reservarle ante Italia. Sin embargo, ante Francia, Robben se convirtió en el jugador decisivo. Condujo la contra del gol de Van Persie, que asistió a éste apurando hasta la línea de fondo. Fue el autor del tercer tanto, evitando así la posible remontada de Francia, tras marcar Henry minutos antes.

 

Ante Italia, jugó a la izquierda de Van der Vaart, aunque le gustó meterse por el centro con bastante frecuencia para descargar a éste o dejarle toda la banda libre. Su polivalencia, en este aspecto, es una de las claves para el buen rendimiento que está teniendo Holanda en lo que va de campeonato. Sneijder ha firmado 96 pases en el torneo, de los cuales el 82 por ciento ha tenido éxito en su consecución. El pequeño jugador, criado en la cantera del Ajax, ha anotado dos goles.