Público
Público

Triste año nuevo para los Lakers

El Staples abuchea a los Lakers tras acabar humillados por los Grizzlies (85-104) en el duelo entre los Gasol

EFE

El anuncio del entrenador Phil Jackson que dejará a los Lakerscuando concluya la presente temporada parece que no ha sentado nada bien en el ánimo de los jugadores, que sufrieron otra derrota humillante en el Staples Center al perder por paliza de 85-104 ante los Grizzlies.

Jackson, el 'maestro', que ha ganado 11 títulos de liga rodeado de estrellas en sus equipos, no mostró ninguno de sus conocimientos cuando vio como su colega Lionel Hollins le daba una lección de juego defensivo y ofensivo de la mano de la pareja formada por los aleros Rudy Gay y Zach Randolph.

El poder físico de ambos y la rapidez que Hollins impuso en el juego de transición de los Grizzlies no tuvo nunca respuesta por parte de la defensa de los Lakers, que no impidió las penetraciones fáciles de los jugadores de Memphis.

Ambos anotaron entre los dos 48 puntos y a partir del tercer periodo dieron toda una exhibición de buen juego ante el hundimiento de los Lakers, donde sólo el escolta Kobe Bryant intentaba salvar al equipo de otra derrota decepcionante para los actuales campeones de la NBA.

Además, el duelo de los hermanos Pau y Marc Gasol, caía del lado del jugador de los Grizzlies, que realizó una gran labor defensiva para ser otro de los factores en la victoria del equipo de Memphis. Aunque el hermano mediano de los Gasol se quedó con sólo cuatro puntos --único titular de los Grizzlies que no logró dobles dígitos--, si fue el líder indiscutible en el juego bajo los aros al conseguir 10 rebotes.

Marc Gasol jugó 38 minutos para anotar 2 de 10 tiros de campo, capturó ocho rebotes defensivos, puso cuatro tapones, repartió seis asistencias y recuperó tres balones. Muy superior en el juego bajo los aros a su hermano Pau, que se quedó con 10 puntos y ocho rebotes en los 32 minutos que estuvo en el campo, seis menos que su hermano.

El partido que siempre estuvo controlado por los Grizzlies, que se fueron al descanso con la ventaja parcial de 39-48, se rompió por completo a favor del equipo de Memphis cuando en el tercer periodo lograron una racha de 19-4.

Los Grizzlies se pusieron con una ventaja de 17 puntos que iba a pesar como una losa en la moral de los Lakers que nunca fueron capaces de remontar, a pesar del esfuerzo de Bryant que anotó 21 tantos en la segunda parte, de los 28 los con que concluyó el partido.

La derrota fue la tercera en los últimos cuatro partidos que han disputado los Lakers en su campo del Staples Center y todas con una desventaja de al menos 16 puntos.

Los Lakers (23-11) siguen de líderes en la División Pacífico, pero ya comparten con los Jazz de Utah la tercera mejor marca de la Conferencia Oeste y en las dos últimas semanas su juego de equipo ha estado al nivel de los del promedio de la NBA.

Los campeones de liga dieron una pobre imagen no sólo en su juego de ataque sino que además no tuvieron buen control del balón al perderlo 20 veces y en el cuarto periodo llegaron a estar 26 puntos abajo en el marcador, lo que provocó que los espectadores que llenaban el Staples Center comenzasen a abuchear a los jugadores.

Bryant también mostró su frustración y enfado cuando Jackson lo sentó en el tercer periodo y golpeó el respaldo del asiento.