Estás leyendo: "Villa está preocupado"

Público
Público

"Villa está preocupado"

Del Bosque hace balance de la primera fase y analiza a Estados Unidos, el rival del miércoles en semifinales. El seleccionador alaba a los suyos: "Temía que no sintieran el torneo, pero demuestran que sí"

L. J. MOÑINO

Vicente del Bosque ha vivido una plácida primera fase. Tres victorias y ni un gol en contra. "Lo que más temía era que los jugadores no sintieran emoción por el torneo, pero han demostrado que querían venir y competir. No parece que estén fuera de temporada confiesa el seleccionador.Contra Nueva Zelanda resolvimos por la vía rápida, ante Irak nos costó más por el estado del campo y porque ellos se echaron atrás y no nos dejaron jugar cómodos. Contra Suráfrica, salvo los últimos 15 minutos, jugamos bien".

La normalidad y la tranquilidad se ha instalado en el ambiente de la selección salvo en un caso: Villa. "Estamos en fechas de fichajes y me lo esperaba. Es imposible controlar el mercadeo porque es ponerle puertas al campo. Aquí no ha venido nadie a atosigarle, pero hay teléfonos y eso es imposible controlarlo. El está bien, es normal que esté preocupado, pero también es cierto que aquí, a la vez, está ocupado. La patada al banderín también pudo ser por la rabia de haber fallado antes un penalti".

Los automatismos que tiene adquiridos el equipo para no perder la paciencia cuando el gol no llega, como ante Irak, es uno de las virtudes que más aprecia Del Bosque. España nunca ha perdido la paciencia: "Ese es el estilo nuestro, acorde con los jugadores que tenemos en el medio del campo. Es atractivo hasta para que ellos mismos se diviertan teniendo el balón. Entramos por el centro o por las bandas con los laterales. Estos centrocampistas de los que hablamos ejecutan muy bien los movimientos de distracción" .

Cuando Cesc, el principal beneficiado por la baja de Iniesta, es analizado por el seleccionador, este no quiere alimentar el debate sobre si rinde mejor en el Arsenal o con España. Tampoco si debe jugar diez metros más adelante o diez más atrás para estar más en contacto con el balón: "Le pedimos lo mismo que a Xavi o a Iniesta. Ellos tienen que defender, construir y atacar, y él también tiene que hacerlo. Le he visto bien y está integrado en el grupo". Para Busquets también tiene elogios: "Jugó muy bien, parecía que llevaba toda la vida en la selección. Tocó fácil y suelto, con una calma impropia de un chico tan joven y sin experiencia".

Del Bosque concluye sus pinceladas sobre la primera fase elogiando a Brasil: "Dunga ha construido un equipo. Está bien anclado en el medio con Gilberto Silva y Melo. El primero es incombustible y al segundo le he visto bien. Además, cuenta con el arma de los laterales. Un día juega Alves y otro Maicon. Y arriba ya se sabe: Kaká, Robinho, Luis Fabiano...

Del Bosque, como todos, no esperaba la clasificación de Estados Unidos para semifinales. Precisamente será el rival de España el miércoles. "No cabe duda de que es una sorpresa porque Egipto había jugado muy bien e Italia también tenía opciones, pero los americanos no fueron inferiores ni a Brasil ni a los italianos. Son muy fuertes físicamente y muy rápidos. No dejan de ser un peligro, sobre todo con la moral que habrán adquirido".

La selección española se ha enfrentado tres veces a Estados Unidos y siempre ha vencido. España les derrotó 3-1 en el Mundial de Brasil 1950, único enfrentamiento oficial hasta ahora. En 1992 ganó 2-0, y el año pasado, 1-0, ambos encuentros amistosos.

En tres minutos con Pablo Hernández

¿Cuando empezó la Liga se imaginaba en Suráfrica?
No, sólo pensaba en jugar en el Valencia; no era fácil porque delante estaba Joaquín.

¿Primeras impresiones?
Es un placer entrenarse con tantos jugadores buenos.

¿Con cuál se queda?
Con Xavi.

¿Por qué?
Maneja el equipo como quiere y no pierde balones.

Usted, ¿regateador puro?
Sí, claro.

¿Prefiere salir por fuera o por dentro?
Arriba hay que improvisar, así que me da igual. Si siempre haces lo mismo, los defensas te pillan.

Se fue un bajito, Iniesta, y llegó otro, usted.
Estamos de moda.