Público
Público

La violencia y el racismo inundan de vergüenza la Europa League

En el Feyernoord-Roma lanzaron un plátano gigante al africano Gervinho. El partido fue interrumpido varias veces. En Kiev, ultras locales invadieron el campo y agredieron a otros hinchas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El cuarto árbitro del Feyenoord-Roma retira un plátano hinchable del campo.

MADRID.- El fútbol europeo está asistiendo atónito a una incremento incesante de la violencia verbal y física en los estadios y fuera de ellos. Este jueves el encuentro entre el Feyenoord y la Roma estaba señalado después de que la semana pasada hinchas radicales holandeses provocaran daños irreparables en el centro de la capital italiana, sobre todo en la Plaza de España.

Y en el Feyenoord Stadion de Rotterdam la violencia se reprodujo y el racismo la acompañó en un partido para la vergüenza y la infamia. El encuentro de los dieciseisavos de final de la Liga Europa tuvo que ser interrumpido por actos de racismo por parte de los hinchas holandeses, que lanzaron un plátano gigante al terreno de juego en alusión al marfileño Gervinho, del equipo italiano.

Parte de la grada acudió al encuentro con plátanos hinchables que mostró contra el jugador africano. Uno de ellos cayó en la primera parte, ocho minutos antes del descanso. El árbitro, el francés Clément Turpin, decidió suspender momentáneamente el choque.

Pero ahí no terminaron los incidentes. Tras el descanso, la expulsión del local Te Vrede agitó de nuevo a los seguidores, que lanzaron bengalas y otros objetos al terreno de juego del Feyenoord Stadion. El choque volvió a detenerse cerca de veinticinco minutos. Al final, el partido pudo terminarse con la clasificación de la Roma gracias al 1-3 logrado.

Hinchas del Dinamo de Kiev golpean a otro anoche. /EFE

Y de Rotterdam a Kiev. Porque en la capital ucraniana, que continúa inmersa en una guerra sin visos de terminar, se produjeron también altercados en el encuentro en el que el Dinamo se impuso al Guingamp. El árbitro del partido también tuvo que suspenderlo de forma momentánea debido a que varios seguidores locales, tapados con pasamontañas, invadieron el campo y agredieron a otros hinchas.

Dos episodios que se unen a otros que siguen inundando de vergüenza al fútbol continental, encabezados por los que se han vivido en España con la muerte del ultra del Deportivo en las inmediaciones del Vicente Calderón o los recientes cánticos ofensivos contra la exnovia de Rubén Castro en el estadio del Betis.

Cinco italianos en octavos

En lo puramente deportivo, el fútbol italiano situó a sus cinco representantes en los octavos de final de la Liga Europa, que contará con solo un miembro de la Premier inglesa, el Everton, y dos de la Liga Española, el Sevilla y el Villarreal. Rusia y Ucrania también colocaron a sus dos representantes en la siguiente ronda: el Zenit San Petersburgo, el Dinamo Moscú, el Dnipro y el Dinamo Kiev.

Mientras la Juventus es la única muestra transalpina en la Liga de Campeones, Italia se mueve con soltura en la otra competición continental con el Fiorentina, Inter, Nápoles, Roma y Torino -verdugo del Athletic de Bilbao-, reforzados tras superar los dieciseisavos. Por su parte, el Wolfsburgo alemán dejó a Portugal sin representantes tras eliminar al Sporting.