Público
Público

Voigt triunfa en una jornada tranquila para Contador

El español, líder del Giro, afronta mañana otra prueba en la decimonovena etapa con alta montaña en los últimos 50 kilómetros

AGENCIAS

El alemán Jens Vpigt (CSC) ha arruinado los planes del italiano Paolo Bettini y se ha adjudicado en solitario la decimoctava etapa, de 147 kilómetros entre Mendrisio (Suiza) y Varese, en una jornada tranquila para el líder, Alberto Contador.

Voigt, ganador con un tiempo de 3h22:45, aventajó en 1:07 en la meta al trío formado por Rinaldo Nocentini (AG2R), Gabriele Bosisio (LPR) y Giovanni Visconti (Quick Step), mientras que Bettini llegó unos segundos después en el segundo grupo perseguidor y el pelotón entró a 7:53 minutos.

Alberto Contador (Astana) continúa al frente de la general con 41 segundos de ventaja sobre el italiano Riccardo Riccò (Saunier Duval) en vísperas de la primera de las dos etapas montañosas del Giro, que concluirá el domingo con una contrarreloj individual en Milán.

La jornada, última de perfil prácticamente plano, comenzó en la ciudad que será sede del Mundial 2009 (Mendrisio) y terminó en el circuito que albergará en septiembre el próximo campeonato universal, en Varese, de ahí que resultara particularmente apetecible para Paolo Bettini, campeón mundial los dos últimos años.

El propio Bettini saltó del pelotón en el km. 12 y se llevó a 11 corredores más: Gabriele Bosisio (LPR), Rinaldo Nocentini (AG2R), Félix Cardenas (Barloworld), Joaquim Rodríguez (Caisse d'Epargne), Alan Pérez (Euskaltel), Simon Spilak (Lampe), Daniele Bennati (Liquigas), Giovanni Visconti (Quick Step), Mauricio Ardila (Rabobank), Jens Voigt (CSC) y Nikolay Trusov (Tinkoff).

Cuando la ventaja llegó al minuto, en el km. 14, el Astana de Alberto Contador se puso al frente del pelotón, pero la diferencia no dejó de crecer. El liderato de Contador no peligraba porque el mejor clasificado en la fuga era el colombiano Cárdenas, decimoquinto a 11:24 del líder.

En el km. 40, cuando la carrera cruzaba la frontera para regresar de Suiza a Italia, el margen de los fugados, que marchaban en perfecta camaradería, superaba los cinco minutos. Para Bettini era la ultima oportunidad de dar a su equipo una victoria, ya que en las dos jornadas montañosas y en la contrarreloj final era más difícil.

Al pie del Brizio, el único alto de la jornada, en el km.90 (a 60 de meta), los escapados tenían 5:50 sobre el grupo y Bettini se mostraba activo y en apariencia muy contento ante las perspectivas que se le presentaban de ganar la etapa.

Cuando a 45 km. de meta la diferencia estaba en seis minutos estaba claro que el pelotón había dado el visto bueno a los escapados. El alemán Jens Voigt, de 36 años, saltó del primer grupo y en el km.40, sobre el asfalto mojado por la lluvia reciente en el circuito del mundial, había cobrado medio minuto de ventaja. Bettini reaccionó por detrás y con la ayuda de Joaquim Rodriguez intentó, sin éxito, dar caza a Voigt, que tuvo tiempo de alzar los brazos antes de pasar bajo la pancarta de meta.