Público
Público

Wimbledon: entre la reina y las fresas con nata

La vestimenta, los kilos que se consumen del tentempié más típico o la zona más exclusiva para los miembros de la familia real británica, entre los detalles más curiosos del torneo de tenis londinense

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El torneo de tenis más antiguo que se disputa comienza este lunes. Wimbledon da hoy el pistoletazo de salida y finaliza el próximo domingo 7 de julio, y tiene una serie de curiosidades que le hacen muy particular.

La vestimenta, por encima de todo. Es obligado que los tenistas vistan de blanco, o que al menos este color predomine bastante por encima del resto. La organización permite algúnn adorno o detalle colorido, pero el blanco siempre debe mandar.

La comida típica que acompaña al público durante los partidos es las fresas con nata. La organización calcula que se consumen 28.000 kilos de este tentempié durante los 15 días que dura la competición y alrededor de 8.615 cestas con 10 manzanas cada una al día. La cantidad de nata: 7.000 litros.

Entre los 15.000 asientos de la pista central, abierta en 1922, existe un espacio llamado Royal Box para los miembros de la familia real británica y otros mandatarios. Este espacio está compuesto por 74 sillas de mimbre de color verde oscuro. Pese a esta zona, la reina sólo ha asistido cinco veces: en 1957, 1962, 1977 y 2010.

Para evitar los problemas meteorológicos lógicos de la ciudad, en 2009 se hizo una remodelación de la pista central que incluyó la instalación de un techo retráctil. No es ninguna tontería: los únicos años que la organización tiene registrados desde 1922 que la lluvia no interrumpió son 1931, 1976, 1977, 1993, 1995, 2009 y 2010. La organización calcula que para cubrir el mismo área que el techo retráctil se necesitarían 7.500 paraguas.

La medida de la hierba de las pistas del All England Club es de 8 milímetros y más de 50.000 flores se suministran cada año al torneo. La organización calcula que se usan más de 54.000 pelotas durante la celebración del torneo. ¿Sabes cuántas pelotas de tenis cabrían en la pista central de Wimbledon con el techo cerrado? 290 millones.

El récord del partido más largo lo tienen el estadounidense Isner y el francés Mahut, que acabó tras 11 horas y cinco minutos de duración. Tras un 6-4, 3-6, 6-7 (7), 7-6 (3) y 70-68, el duelo cayó del lado del norteamericano. El famoso ojo de halcón, introducido en 2006, ha sido pedido 428 veces por los jugadores y sólo acertaron un 28% de las veces.