Público
Público

Y Kike, mejor jugador del mundo

Europeo de fútbol sala. Los campeones de Europa golean a Bielorrusia tras un flojo comienzo (9-1)

G.C.

Un equipo que ha demostrado tanto como la selección española de fútbol sala no admite reproches ni malas tardes. Los agoreros murmuraban con el sucinto resultado (2-1) que los de José Venancio llevaban al descanso, pero en la segunda parte España acalló a los pesimistas con goles y buen juego.

La clave fue Javi Rodríguez, acertado tanto de cara al gol marcó tres como asistiendo a sus compañeros. Otro día puede ser cualquiera, porque el talento se encuentra en todas las líneas. Kike, el cierre, ejerce de metrónomo y marca el ritmo al que sus compañeros bailan. Raro es el día que no brilla, algo que saben los especialistas, que ayer le nombraron mejor jugador del año 2009. Bien es cierto que los sueños de España no se acrecentaron ni un ápice por la goleada. Bielorrusia era una víctima propiciatoria contra la que sólo valía arrasar, es decir, lo que la selección de Venancio consiguió este miércoles. El reguero de goles terminó en 9-1.

Los rivales más fuertes llegarán después y será entonces cuando España tendrá que demostrar el motivo de su tiranía continental en los últimos tiempos. Para ello, además, sumará a Fernandao, que no disputó ni un minuto por unas molestias musculares en la pierna izquierda. Su talento, sin embargo, no se echó en falta. España necesita empresas más grandes para probarse.