Público
Público

Zarpazo del Madrid a la Liga

Los blancos descolocan a un Barça cansado, ganan en el feudo azulgrana -gracias a los goles de Khedira y Cristiano-, y se sitúan con siete puntos de ventaja al frente de la Liga a falta de cuatro jornadas

JORGE YUSTA

El Madrid cambió el rumbo. Cambió la tendencia y sentenció la Liga. En un clásico que no pasará a la historia por su fútbol, los blancos sí cambiaron la suya propia contra el Barcelona. Volvió a llevarse la victoria del Camp Nou cuatro temporadas después y asestó el golpe definitivo al campeonato. Los de Mourinho salen del campo azulgrana con siete puntos de ventaja. Colchón que se antoja suficiente para alzarse con el título liguero a falta de cuatro jornadas.

Además, se trata de la primera victoria del entrenador luso en el feudo culé. Una espina que se ha quitado.  Y lo hizo ante un Barça desconocido. Cansado, fundido, desorientado y sin encontrar nunca su estilo de juego característico. Mou llevó el partido a su terreno y salió victorioso. 

Además, este Madrid ha logrado batir un récord histórico. Se ha convertido en el equipo que más goles ha marcado en una temporada en la historia de la Liga. Ya había igualado hace una jornada al Madrid de John Toshack -que firmó 107 goles en la 1989/90-, pero, gracias a los goles de Khedira y Cristiano, ya lo ha superado.

De primeras, sorprendió Guardiola otorgándole a Tello la responsabilidad de suplir a Álexis en todo un clásico. Y además, también dejó en el banquillo a Cesc por Thiago. Eso se tradujo en un cambio de dibujo en el césped del Camp Nou. Con una defensa de tres, el de Sampedor situó a Alves de extremo para romper a Coentrao. Thiago arrancó junto a Busquets, con Xavi e Iniesta más adelantados y Messi de punta.

Mourinho, por el contrario, no varió el once que presentó en Múnich. Volvió a dejar a Marcelo en el banquillo y descartó cualquier trivote en el centro del campo. Un planteamiento ofensivo para intentar rematar la Liga en el Camp Nou.

El partido arrancó muy igualado. Con ambos conjuntos tanteándose pero con muchos nervios y encorsetados. La primera ocasión fue blanca. Un cabezazo de Cristiano a saque de esquina puso a prueba los reflejos y la elasticidad de Valdés.

Los nervios jugaron a Pepe una mala pasada a los cinco minutos, que pasó mal en una zona comprometida y Alves salió disparado hacia la portería. Casillas desbarató la ocasión saliendo con rapidez. El Barça sufría mucho a la hora de elaborar el juego al que está acostumbrado debido a la defensa adelantada que había situado Mourinho. Los azulgranas no lograban traspasar con claridad la línea colocada antes de la defensa y si lo lograba estaba muy lejos de la portería.

Mientras, el Madrid estaba muy cómodo. Y en cuanto podía trenzaba contragolpes de relámpago para descubrir la desnudez de la defensa formada por Puyol, Mascherano y Adriano. Benzema y Cristiano esperaban con paciencia los pases largos de Xabi Alonso y así el francés tuvo otra clara ocasión, pero Valdés paró sin problemas. Y también Cristiano le ganó, en el primer cuarto de hora, la partida a Busquets, que tuvo que agarrarle para que no encarara solo a Valdés. Lo que le costó la amarilla.

Era el preludio del gol de los madridistas. Un saque de esquina bien sacado por Di María lo remata en el segundo palo Pepe, que gana por alto a Adriano. Valdés para por bajo pero el rechace llega a Khedira, que es más rápido que Puyol y marca en posible fuera de juego.

Jarro de agua fría para el Camp Nou, que veía complicarse no solo el partido sino también el campeonato. El Barça seguía sin espabilar. No estaba fresco. Le faltaba movilidad y le faltaba lucidez en los últimos metros. Tello e Iniesta eran los hombres que intentaban variar el guión establecido con internadas por la banda izquierda. Pero Arbeloa mantenía su zona bien cubierta.

Hasta mediada la primera mitad no llegó la mejor ocasión para los azulgrana. Messi, que había estado desaparecido hasta ese momento, logra meter un pase vertical para Xavi, que cruza ante la salida de Casillas pero su tiro se marcha rozando la cepa del poste.

El Barça se hacía dueño del balón, pero no del partido. El Madrid seguía esperando, sin ninguna complicación. Gestionando esfuerzos. Y mientras, contras. Como la que probó Cristiano, que esta vez probó desde muy lejos. A la grada.

Antes del descanso hubo tiempo para dos claras ocasiones para ambos. Xavi, desde el semicírculo del área, abrió para Alves pero al centrar a Messi, éste estaba en fuera de juego. Por su parte, el Madrid vio por primera vez a Özil, que se fue en carrera, primero de Iniesta y después de Thiago, pero su pase a Benzema lo cortó con astucia Mascherano. De ahí hasta el descanso lo más destacado fue la lluvia que comenzó a caer con fuerza sobre el Camp Nou.

La segunda parte transcurrió por una senda parsimoniosa, fruto del cansancio notable que estaban acusando ambos equipos. Así transcurrieron veinte minutos como si nada. Con el público del Camp Nou viendo escaparse la Liga y el Madrid sin prisa, dejando correr el reloj. En defensa serio y en ataque, poco o nada. Di María y Özil, dos hombres fundamentales en el ataque blanco, no aparecían.

En tres minutos el partido pasó del empate de Alexis al mazazo de CristianoGuardiola reaccionó y dio entrada a Alexis por Xavi, que había tenido justo antes un tiro que se había marchado rozando el palo. Y el chileno, fue llegar y besar el santo. En la primera jugada en la que participó marcó el tanto del empate. El gol de la esperanza. Corría el minuto 70. Messi había cedido el balón a Iniesta, este a Tello, que chutó a puerta. El rechace le llegó a Adriano y su tiro lo encontró el chileno, que a la segunda sí batió a Casillas.

Pero muy poco le duró la alegría al Barça. En la siguiente jugada el Madrid se volvió a poner por delante. Cómo no, a la contra. Özil tiró de talento para meter un balón perfecto para la carrera de Cristiano, que ganó la espalda a Mascherano, se abrió y ante la salida de Valdés marcó a placer. Mazazo y golpe a la Liga. Mourinho aprovechó para sacar a Di María, desaparecido, para contener el partido con Granero. Mientras, el Barça entró en una situación desconocida y un sentimiento contrario, el de la desesperación.

Fruto de ello, Alves protagonizó un feo gesto ante Cristiano, al que pisó tras hacerle falta. Así corrieron los minutos muy rápido para el Madrid. La Liga regresaba a la capital y los azulgranas no encontraban la fórmula para alargar la lucha.

El partido terminó, incluso, con varias acciones blancas en la zona azulgrana con dos remates de Cristiano de cabeza. Con los cambios agotados, el marcador no se volvió a mover. Antes de llegar al 90 muchos aficionados culés prefirieron abandonar el estadio para no seguir sufriendo.

Barcelona: Valdés; Puyol, Mascherano, Adriano (Pedro, m.73); Alves, Busquets, Xavi (Alexis, m.69), Thiago; Tello (Cesc, m.81), Messi e Iniesta.

Real Madrid: Casillas; Arbeloa, Pepe, Ramos, Coentrao; Khedira, Xabi Alonso; Di María (Granero, m.73), Özil (Callejón, m.89), Cristiano; y Benzema (Higuaín, m.90+3).

Goles: 0-1, m.17: Khedira. 1-1, m.70: Alexis. 1-2, m.73: Cristiano Ronaldo.

Árbitro: Undiano Mallenco (Comité Navarro). Mostró cartulina amarilla a Busquets (m.15), Pepe (m.43), Xabi Alonso (m.47), Alves (m.76), Özil (m.77), Granero (m.78) y Mascherano (m.86).

Incidencias: Asistieron al encuentro 99.252 espectadores en partido disputado en el Camp Nou, correspondiente a la trigésimo quinta jornada de Primera División. En el palco, pleno de personalidades.