Público
Público

El 40% del beneficio de Enagás en 2023 provendrá de sus filiales con menor dependencia del mercado español

El grupo distribuidor del gas natural elevará un 5% anual su dividendo hasta 2020 y un mínimo del 1% en el periodo 2021-2023

Sede de Enagás.

EUROPA PRESS

Enagás prevé que el resultado de sus filiales y empresas participadas suponga hasta el 40% del beneficio después de impuestos en el año 2023, lo que le permitirá a la compañía depender menos de sus activos en España, en los que no prevé ninguna gran inversión en los próximos años.

Así lo ha avanzado el presidente de Enagás, Antonio Llardén, con motivo de la presentación de la actualización de su plan estratégico entre 2019 y 2023, en el que figura una valoración de 2.200 millones de euros de los activos fuera de España a finales de 2019.

Esta estrategia se explica por la búsqueda de la compañía de mercados en los que poder seguir invirtiendo, después de que en los últimos años su necesidad de inversión haya disminuido en unos 800 millones de euros de media, debido a que las redes de gas en España ya están construidas y no requieren importantes inyecciones de capital.

Por ello, según ha destacado Llardén, la base de activos "sólida" que tiene en el extranjero permite a la empresa mantener un dividendo permanente y una menor dependencia de los activos regulados que tiene en España y le aporta una mayor "estabilidad" y una fuente de ingresos complementaria, con el propósito de que aporten hasta el 40% del beneficio en 2023.

Para Llardén, esta estrategia "encaja muy bien" en el esquema de la compañía, sobre todo después de que la empresa haya anunciado la adquisición de una participación cercana al 30% en el vehículo inversor que controlará el 44% de la energética americana Tallgrass Energy.

El presidente de Enagás ha detallado que en este país el consumo de gas se ha incrementado en un 14% en el periodo 2010-2017 de una forma "natural", debido al descenso de la demanda de energía procedente del carbón. De forma paralela, también ha apuntado el caso de China, donde el peso del gas natural ha crecido en el 'mix' energético, algo que ha asociado al compromiso "en todo el mundo" con la Transición Energética.

En este sentido, Llardés ha valorado que esta transición hacia un economía menos carbonizada es "irreversible", por lo que la compañía también direccionará su negocio hacia fuentes renovables de energía, manteniendo el gas como una fuente "que contamina menos", pero necesaria para los momentos en los que no se puede recurrir a las renovables por los problemas que presentan estas últimas en el almacenaje.

En concreto, Enagás se centrará en el corto y medio plazo en medios renovables no eléctricos, es decir, los denominados gases renovables como el biometano y el hidrógeno. Sobre el primero, Llardén ha comentado que "ya es una realidad" mediante los procesos de recuperación de residuos, que emiten menos CO2.

Enagás, además, elevará un 5% anual su dividendo hasta 2020 y un mínimo del 1% anual en el periodo 2021-2023, crecimientos que la compañía ve viables incluso "en un escenario estresado".

De este modo, la compañía que preside Antonio Llardén prevé que el dividendo pase de 1,60 euros por acción en 2019 a al menos 1,74 euros por título en 2023. "La remuneración al accionista continúa siendo nuestra prioridad estratégica", asegura la compañía en este plan.

Más noticias de Economía