Público
Público

AIReF prevé un incumplimiento del objetivo de déficit en 2016: llegará
a más del 4% del PIB

La Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal Critica al Gobierno por desoír sus recomendaciones y prevé que el próximo Ejecutivo deberá adoptar medidas para ajustar por los menos 10.000 millones de euros.

Acto de la presentación de la Memoria de Actividades de 2015. / EP

EUROPA PRESS

MADRID.— El director de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF), José Luis Escrivá, ha lanzado este miércoles duras críticas al Gobierno por no haber seguido las recomendaciones de la organización cuando ya en 2014 avisaba del riesgo de incumplimiento de los objetivos de déficit público. Como consecuencia, anticipa que el repunte del saldo negativo de las cuentas públicas, hasta el 5,16% del PIB en 2015, tendrá una inercia que arrastrará el déficit hasta algo más del 4% en 2016, frente al 2,8% previsto.

Así lo ha hecho durante la presentación de la Memoria de Actividades de 2015 y Plan de Actuaciones 2016 y del Informe sobre los Presupuestos iniciales de las Administraciones Públicas 2016 de la organización.

Una vez cerrado el ejercicio 2015 con una desviación de las cuentas públicas desde el 4,2% del PIB previsto hasta el 5,16%, Escrivá ha avanzado que el riesgo de incumplimiento del objetivo para 2016 (2,8%) "se ha acentuado, más aún cuando el comportamiento previsto de la Seguridad Social "va a ser peor".

Así, Escrivá ha asegurado que hay "sentimientos encontrados" en la AIReF puesto que, por un lado, ya en julio de 2015 se pudo avisar de que el déficit rondaría el 5% en 2015, pero, por otro, ello no ha impedido que el saldo se acabara desviando.

En su opinión, "es triste" que el Gobierno, teniendo en su mano las herramientas deficientes para, con estos elementos preventivos, reconducir el déficit, no lo haya hecho, y "el ajuste venga de fuera" en forma de recomendaciones de la Comisión Europea.

"España cuenta con las herramientas adecuadas para garantizar la sostenibilidad de las finanzas públicas", pero que "dichas herramientas no se han terminado de aplicar", señala AIReF en sus informes. Al respecto, Escrivá ha indicado, por ejemplo, que la AIReF "ha insistido en la regla de gasto", que ahora el Gobierno ha decidido aplicar a las comunidades autónomas, una vez sustanciada la desviación de las cuentas en 2015.

Asimismo, ha lamentado que las respuestas de las administraciones recibidas por la AIReF en esa labor de prevención deberían haber sido "de más calidad y no tan arrogantes". "Deberían haber explicado cómo se van a tomar las medidas", ha dicho Escrivá, quien, en todo caso, ha echado de menos que se hubiera "discrepado" con la AIReF.

Por otro lado, ha asumido personalmente la incapacidad que, a su juicio, ha tenido la organización para lograr que su equipo no trabaje en condiciones que ha tildado de "precarias", tanto desde el punto de vista de los recursos materiales como de fuentes de información.

Al respecto, Escrivá ha concretado que, por ejemplo, les siguen sin divulgar elementos como los informes de evaluación de las operaciones no recurrentes que han llevado a la desviación del déficit de algunas comunidades autónomas. "Hay que explicar por qué se hacen las cosas y divulgarlas", ha añadido.

Más lejos del cumplimiento

En resumen, la directora de Análisis Prespuestario de AIReF, Cristina Herrero, ha sido la encargada de criticar que "no hay medidas en general para reducir el déficit" entre las comunidades autónomas, las principales incumplidoras, salvo en el caso de Aragón y Baleares. Además, ha lamentado que se haya producido una simplificación en el debate sobre estas administraciones que ha llevado "hacer héroes a las que han cumplido y demonios a las que no", sin tener en cuenta las "variables" que han entrado en juego en cada caso concreto.

Según Herrero, la cuenta que se puede hacer es eliminar para 2016 las operaciones no recurrentes del 2015, lo que equivale el 0,3% o 0,4% del PIB y que no se repetirán en 2016, mientras que casi un punto podría venir de la recuperación cíclica de la economía y el menor gasto en tipos de interés. El resto serían medidas que "en este momento no están sobre la mesa", ha dicho Cristina Herrero. Ello implicaría un corrección de un punto del PIB, unos 10.000 millones de euros, a partir de medidas de ajuste.

Concretamente, la AIReF espera que el Gobierno central y los ayuntamientos vuelvan a cumplir en 2016. En el caso de la Administración General del Estado, que debe ceñirse a un déficit del 2,2% del PIB este año, los vientos de cola vendrán de la menor carga por intereses y el mejor comportamiento de los ingresos tributarios. Los ayuntamientos previsiblemente volverán a registrar un superávit frente al equilibrio previsto.

Por el contrario, comunidades autónomas y la Seguridad Social volverían a incumplir. En el caso de las primeras, el ajuste debe ser del -1,66% al -0,3% del PIB, mientras que la Seguridad Social debería reducir su saldo del -1,3% al -0,3%, pero en un contexto en el que "las previsiones de cotizaciones son poco creíbles".

Más noticias de Economía