Público
Público

Almeida se escuda en razones económicas y de sostenibilidad para dejar en manos privadas el autobús turístico 'Naviluz'

El servicio, que recorre las principales calles de la capital para contemplar el alumbrado navideño, estaba gestionado hasta ahora por la empresa municipal EMT, y generaba 300.000 euros de ingresos.

Publicidad
Media: 5
Votos: 3

Un autobús de Naviluz, cuando estaba gestionado por la EMT, por el centro de Madrid.

La cesión a manos privadas del servicio de autobuses Naviluz, que permite a los madrileños y visitantes contemplar la iluminación navideña del centro de la capital, ha generado una fuerte polémica entre el equipo de gobierno y la oposición municipal, que califica de “incomprensible” la medida porque se trataba de un servicio rentable prestado por la Empresa Municipal de Transportes (EMT), que generaba unos ingresos de 300.000 euros anuales.

El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, ha justificado la medida por razones medioambientales y económicas, al tiempo que ha recordado que los autobuses de la EMT que prestaban este servicio carecían de etiqueta ecológica y eran altamente contaminantes.

Por su parte, la portavoz de Más Madrid, Rita Maestre, ha replicado que no existen razones técnicas ni objetivas que avalen el cambio de titularidad, que sólo responde a “la tradicional voluntad ideológica” del PP y Ciudadanos de apostar siempre por lo privado frente a lo público.

La cesión a Madrid City Tour de “Naviluz” abre otro frente entre el equipo de gobierno y la oposición

Martínez-Almeida, en declaraciones a los periodistas, ha afirmado que la flota de autobuses de Naviluz arrojaba unas emisiones equivalentes a las de mil vehículos sin etiqueta “cero”. “Nuestro gobierno”, remarcó, “tiene un compromiso firme con la sostenibilidad y, aunque le moleste a la izquierda de las pancartas, nuestro propósito es que los autobuses que circulen por la ciudad respeten los criterios de sostenibilidad”.

El regidor dijo que este año se producirá un ahorro de 150.000 euros de ahorro para la EMT y que las tarifas serán las mismas que el año pasado. “Si la EMT tuviera que asumir este servicio, tendría que comprar 14 autobuses, con un gasto de nueve millones de euros para un periodo de amortización de veinte días al año. Eso sería un despilfarro más de los que tanto gustan a la izquierda”, subrayó.

Flota muy contaminante

El alcalde puso de relieve que la hipocresía no es buena en política. “No se puede exigir a los demás lo que uno no se exige a sí mismo. Ya el año pasado denunciamos que, frente a todas las restricciones que se imponían a los vehículos por razones de sostenibilidad ambiental, el equipo de gobierno de Manuela Carmena mantenía una flota altamente contaminante, entre la que sobresalían los autobuses de Naviluz”.

Una opinión bien distinta manifestó Rita Maestre, quien puso en valor que Naviluz generaba unos ingresos de 300.000 euros anuales para la empresa de autobuses urbanos de Madrid, lo que servía para mejorar la flota, el servicio y las frecuencias de paso.

Rita Maestre niega que haya razones técnicas y objetivas para el cambio y achaca la decisión a la voluntad del PP y Cs de apostar por lo privado

“Este gobierno municipal”, apostilló, “ha decidido que, en vez de prestarse de forma pública, y por lo tanto con mayores garantías para el servicio y con mejoras para el conjunto de los autobuses, se adjudique a dedo a una empresa privada, que va a ganar ese mismo dinero que antes revertía en las arcas municipales y que ahora va directamente a los bolsillos de las empresas privadas”.

Maestre ha recordado que Naviluz ha llegado a tener 100.000 usuarios, que en apenas 48 horas se agotaban las entradas y que el Ayuntamiento no ha dado explicaciones sobre la “adjudicación a dedo”, ni de cuánto va a pagar la empresa adjudicataria, ni de cuánto va a cobrar la EMT por permitir el uso de la marca.

A partir de este año, el servicio pasará a Madrid City Tour, una UTE (Unión Temporal de Empresas) formada por Julia Travel y Alsa, que ya gestiona los populares autobuses turísticos rojos que recorren el casco histórico de la capital.

Para el PSOE, el caso 'Naviluz' releva la estrategia perfectamente planificada de PP y Cs para deteriorar los servicios públicos

Por su parte, fuentes del Grupo Municipal Socialista manifestaron a este periódico que resulta “incomprensible” externalizar a una empresa privada un servicio que tradicionalmente ha venido prestando con éxito la EMT. En este sentido, sugirieron la posibilidad de que la privatización responda a la voluntad de dar negocio a operadores privados, “hurtando a la EMT de un servicio emblemático, que siempre ha prestado satisfactoriamente y que el año pasado dio un beneficio superior a los 200.000 euros”.

La operación, según las mencionadas fuentes, es una prueba más de una estrategia perfectamente planificada y ejecutada por parte del gobierno de PP y Ciudadanos para deteriorar los servicios públicos. “La desconfianza de este gobierno con el trabajo de los empleados municipales”, subrayaron, “cobra aquí tintes de revancha con los trabajadores de la EMT, que precisamente han convocado para este mes diversos paros para reclamar la incorporación de conductores a la empresa que permita mejorar la calidad del servicio de autobuses en la ciudad.

Cláusula del contrato

Fuentes municipales han explicado a este periódico que la cesión de Naviluz a Madrid City Tour ha sido posible gracias a la aplicación de una cláusula establecida en el contrato entre la UTE y el Ayuntamiento, que permite a la empresa adjudicataria, “por motivos justificados y de interés público”, solicitar la concesión de itinerarios especiales.

No obstante, otras fuentes consideran que en el caso del traspaso de Naviluz a manos privadas no cabía aplicar dicha cláusula, que está reservada para casos de variaciones de itinerarios y no para servicios nuevos.

Naviluz, que empezará a funcionar el 29 de noviembre y prestará servicio hasta el 6 de enero, salvo los días 24 y 31 de diciembre y 5 de enero, pondrá a la venta un número de entradas similar a las del año pasado, unos 100.000 billetes, y a los mismos precios de la pasada edición. El pase general costará cuatro euros, el viaje para niños de hasta siete años será gratuito y la tarifa reducida para mayores de 65 años, personas con movilidad reducida y menores de siete a once años será de dos euros.

La duración del recorrido será de 50 minutos aproximadamente, con intervalos de diez minutos entre autobús y autobús. De domingo a miércoles el horario será de 18.00 horas a 23.00 horas, y de jueves a sábado y los festivos, de 18.00 horas a 0.00 horas.

Según ha informado el Ayuntamiento, hasta la fecha el servicio de Naviluz se prestaba con parte de los 15 autobuses de dos pisos que tiene la EMT. Estos vehículos, que funcionan con motor diésel, están matriculados entre mayo de 2001 y agosto de 2005, lo que supone que ya están amortizados al alcanzar una horquilla de antigüedad de entre 14 y 18 años.

Renovar esta flota, según la corporación municipal, supone un gasto de nueve millones de euros (600.000 euros por autobús) para un servicio que dura poco más de un mes. Frente a estos autobuses, los de Madrid City Tour tienen la calificación Euro VI, con una antigüedad máxima de dos años.

Más noticias de Economía