Público
Público

Ana Botín: "Estoy muy orgullosa de la respuesta del Banco Santander al impacto de la pandemia"

La entidad financiera incrementa a 1.600 millones de euros la media diaria de préstamos concedidos a los clientes en el primer semestre de 2020, aprueba más de cinco millones de peticiones de moratorias de pago y ya ha donado 100 millones a iniciativas solidarias y sanitarias contra la Covid-19.

Ana Botín, presidenta del Banco Santander
Ana Botín, presidenta del Banco Santander

CONTENIDO PATROCINADO

Santander ha incrementado hasta 1.600 millones de euros diarios la media de préstamos concedidos durante el primer semestre del año, ha aprobado más de cinco millones de moratorias de pago y ha destinado 100 millones de euros a iniciativas solidarias, como respuesta a la enorme crisis que ha generado la pandemia del coronavirus, según el informe de resultados entre enero y junio de este año presentados ayer por el consejero delegado del banco, José Antonio Álvarez. La presidenta, Ana Botín, ha afirmado: "Los últimos seis meses nos han planteado uno de los mayores desafíos de nuetra historia. El impacto de la pandemia nos ha puesto a todos a prueba y estoy muy orgullosa de la respuesta que ha dado el banco". La revista británica "Euromoney" reconoció la semana pasada al Santander como banco ejemplar en Europa. por su gestión durante la pandemia.

Debido al difícil entorno económico y social, el Santander ha decidido hacer impactar ya en su contabildad semestral, de modo extraordinario, una actualización negativa tanto del valor del fondo de comercio de sus inversiones históricas como del de los llamados "activos fiscales diferidos" (DTAs). Esta actualización negativa genera un cargo extraordinario -solo contable, no de caja- por 12.600 millones, de modo que el resultado atribuido hasta junio es de casi 11.000 millones de pérdida. Esta es una medida de prudencia alabada por los analistas financieros durante la presentación -realizada de modo virtual a través de Internet- dado que no afecta a la liquidez del banco, ni al riesgo de crédito ni a la ratio de capital CET1, un concepto financiero que refleja la solidez de la entidad, de acuerdo con las instrucciones emanadas por las autoridades financieras de la Unión Europea.

El negocio en sí mismo, apalancado en la diversificación de las líneas de actividad del grupo, refleja una estabilidad en los ingresos reales respecto del primer semestre de 2019, un ahorro de costes del 5 por ciento y, en consecuencia, una subida del beneficio antes de provisiones -como las mencionadas- de 11.865 millones, un 2 por ciento más que en 2019, así como un beneficio ordinario positivo -es decir, descontados todos los costes salvo el cargo extraordinario mencionado- de 1.908 millones. La diversificación hace referencia a, por ejemplo, Santander CIB, el negocio llamado "banca corporativa y de inversión", que ganó un 23 por ciento más durante estos seis meses.

El 47 por ciento de las ventas totales ya se han hecho por medios digitales (un 36 por ciento en 2019), lo que indica el progreso de la transformación tecnológica del banco y sus clientes. Santander, al finalizar junio, tenía ya 40 millones de clientes puramente digitales. Las apps para smartphones del banco superan los 32 millones de usuarios, uno de los mayores ratios del mundo. En su declaración hecha pública durante la presentación ayer, Botín ha explicado también la aceleración de los planes de transformación del banco, "con especial foco en simplificar las operaciones y mejorar la experiencia del cliente, la rentabilidad y la eficiencia".

Durante el primer semestre de 2020, Santander ha lanzado un nuevo sistema digital de transferencias internacionales rápidas, seguras y baratas. Se llama PagoFX y su primera experiencia se ha producido en el Reino Unido. Las transferencias de dinero entre países eran, hasta ahora, un proceso lento, complejo y caro en todos los bancos y en todos los países. En tres o cuatro años, Santander llevará PagoFX a otros veinte países. También en el semestre el banco adquirió Elavon México, lo que permitirá mejorar los servicios de pago en comercios gracias a la plataforma digital Getnet; hizo nuevas inversiones en el sistema de comercio internacional Santander One Trade, y compró una participación de control en Ebury, la plataforma de referencia mundial en pagos y divisas para pymes.

En España, la pandemia redujo a 251 millones de euros el beneficio ordinario, pero el banco impulsó enormemente su apoyo a las pymes, garcias al programa de garantías del ICO -que lidera el Santander en nuestro país, con una cuota de mercado del 27 por ciento-, con 24.000 millones de euros en 150.000 operaciones. La ratio de morosidad bajó 47 puntos y el número total de clientes digitales superó por vez primera los cinco milllones.

Más noticias de Economía