Público
Público

Atenas insiste en queno firmará una prórroga del rescate "ni con una pistola en la sien"

Varoufakis dice que el siguiente paso que debe darse tras el ultimátum de este lunes del Eurogrupo a Grecia es el "responsable" y confió en lograr aún un acuerdo "muy bueno" para el europeo medio.

Publicidad
Media: 4.32
Votos: 31
El ministro de Finanzas griego, Yanis Varoufakis, conversa con el mionistro español de Economía, Luis de Guindos, cerca de donde está sentado el ministro irlandés Michael Noonan, antes del comienzo de la reunión del Ecofin, en Bruselas. REUTERS/Francois Lenoir
El presidente del Eurogrupo y ministro holandés de Finanzas, Jeroen Dijsselbloem, se cruza una mirada con el ministro griego Yanis Varoufakis mientras conversa con el ministro croata Boris Lalovac, antes del comienzo de la reunión del Ecofin en Bruselas. REUTERS/Francois Lenoir

ATENAS/BRUSELAS.- El portavoz del Gobierno griego, Gavriil Sakelaridis, rechazó este martes el ultimátum impuesto por el Eurogrupo y aseguró que "no vamos a solicitar una prórroga del memorando ni con una pistola en la sien".

"El Gobierno no se deja chantajear con ultimátum", dijo Sakelaridis en unas declaraciones a la cadena privada de televisión Mega, en alusión al plazo que dio hasta el viernes el jefe del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, para que Grecia firme una prórroga del acuerdo vigente si quiere seguir recibiendo ayuda de sus socios. Sakelaridis insistió en que "el Gobierno griego se ha comprometido a un acuerdo mutuamente beneficioso" y que ha demostrado que está buscando "un terreno común para dar una solución común". Aseguró asimismo que el Ejecutivo heleno continuará con los contactos y las consultas con el objetivo de hallar una solución común.

En términos similares se expresó desde Bruselas el ministro de Finanzas, Yanis Varufakis, quien ya ayer se mostró optimista de que en las "próximas 48 horas" se podrá llegar a un acuerdo. Antes de entrar a la reunión del Ecofin (los ministros de Finanzas de los 28 países de la UE), Varufakis dijo que el siguiente paso que debe darse tras el ultimátum es el "responsable" y confió en lograr un acuerdo "muy bueno" para el europeo medio.

"Vamos a continuar reflexionando para mejorar las oportunidades, y en realidad para conseguir un muy buen acuerdo para el europeo medio, no para el griego medio, no para el holandés medio, no para el alemán medio", continuó. Según el ministro heleno, Europa sabe cómo "deliberar de tal manera como para crear una solución muy buena, una solución honorable de un desacuerdo inicial".

Por su parte, el presidente del Eurogrupo y ministro holandés de ionanzas, Jeroen Dijsselbloem, reiteró el mismo mensaje de este lunes al insistir en que Grecia debería pedir una prolongación del programa de asistencia financiera y en que la pelota está en el tejado griego. "Espero que pidan una prolongación del programa, y una vez que lo hagan podremos permitir flexibilidad dentro del programa donde podrán introducir sus prioridades políticas", recalcó. Dijsselbloem dijo que los socios europeos no pueden forzar a Grecia a hacerlo porque la decisión "depende de ellos".

El ministro holandés  rechazó contestar preguntas hipotéticas sobre que puede ocurrir si Grecia no aceptar solicitar la prolongación y se limitó a reiterar que "solo les digo lo que creo que sería sensato".

Los ministros de Economía y Finanzas de los países del euro han dado a Grecia hasta el viernes para pedir una nueva prórroga del rescate al país que incluiría cierta flexibilidad a cambio de compromisos, pero Atenas de momento ha rechazado la imposición de términos que consideró "nebulosos" por parte de sus socios.

Grecia señaló que la propuesta que le presentó el Eurogrupo contravenía el espíritu de un borrador realizado previamente por la Comisión Europea, que, según recalcó Varufakis, hubiera estado dispuesto a firmar "inmediatamente". El ministro griego dió a entender que tras ese cambio estaba la larga mano de Alemania.

En el documento final Grecia debía comprometerse básicamente a cumplir los acuerdos firmados por el Ejecutivo anterior y, sobre todo, a mantener este año el objetivo de un superávit presupuestario del 3% del Producto Interior Bruto, algo que el Gobierno de Alexis Tsipras quiere reducir a toda costa -en un principio al 1,5%- para poder aplicar incentivos económicos.