Público
Público

La bajada de precios del turismo agudiza la caída del IPC al -0,6% en julio

En tasa mensual, la inflación se recorta un 0,9%. Tras la finalización del estado de alarma, el INE ha retomado este mes la recogida presencial de los precios en los comercios.

Una mujer con mascarilla, delante de una tienda de souvenirs turísticos en Barcelona. REUTERS
Una mujer con mascarilla, delante de una tienda de souvenirs turísticos en Barcelona. REUTERS

EFE

El índice de precios de consumo (IPC) cayó en julio un 0,6% interanual, lo que supone tres décimas más con respecto al descenso del 0,3% registrado en junio, a consecuencia de la caída de precios del turismo y de la hostelería en una temporada atípica por la pandemia de la covid-19.

De acuerdo con el indicador adelantado publicado este jueves por el Instituto Nacional de Estadística (INE), los precios del turismo y la hostelería cayeron en julio, cuando un año antes subían, aunque habrá que esperar al indicador completo para saber en qué medida han bajado.

También ha influido a la baja, aunque en menor medida, la alimentación, cuyos precios disminuyeron en julio más que el año anterior.

En sentido contrario, el INE destaca que los precios de los carburantes y lubricantes registraron una subida mayor que la registrada el año pasado.

En comparación mensual, los precios de consumo cayeron en julio un 0,9% respecto al mes de junio.

El INE explica, que tras la finalización del estado de alarma el pasado 21 de junio, en julio se ha retomado la recogida presencial de los precios, pero todavía se ofrecen los datos de los grupos especiales de bienes y servicios COVID-19 creados para ver la evolución de los productos más consumidos por los hogares durante el confinamiento.

El grupo especial de bienes COVID-19 (que incluye alimentación, bebidas, tabaco, limpieza y artículos no duraderos para el hogar, productos farmacéuticos, comida para animales y artículos para el cuidado personal) subió el 1,8% interanual, cinco décimas menos que en junio.

Dentro de este grupo la alimentación y bebidas no alcohólicas subieron el 2,2% anual, lo que supone seis décimas menos que el mes anterior, mientras que los alimentos frescos se encarecieron un 3,1% anual, un punto menos que en junio, y los envasados lo hicieron un 1,7% anual, tres décimas menos.

El grupo especial de servicios COVID-19 (que incluye alquiler de vivienda y garaje, agua, alcantarillado, basuras, comunidad, electricidad, gas, gasóleo para calefacción, telefonía, música y televisión en streaming, seguros, comisiones bancarias y servicios funerarios) cayó un 3% interanual, seis décimas más que junio.

En comparación mensual, los precios de los bienes COVID-19 cayeron un 0,7% respecto a junio, mientras que los de los servicios COVID-19 bajaron un 0,1%.

Más noticias de Economía