Público
Público

La banca avisa de que puede haber más cierres de oficinas y ajustes de plantilla

Las entidades que operan en España anotan pérdidas de  6.955 millones tras realizar provisiones y saneamientos extraordinarios por valor de 12.000 millones para hacer frente a la crisis derivada de la pandemia.

Varias oficinas bancarias en una calle de Madrid. . REUTERS/Sergio Perez.
Varias oficinas bancarias en una calle de Madrid. Sergio Perez / REUTERS

Los grandes bancos españoles están inmersos en un proceso de reducción de su red de oficinas y plantilla y, en estos momentos el sector plantea más de 18.000 despidos, pero la patronal bancaria avisa de que hay margen para llevar a cabo más ajustes, especialmente porque España sigue siendo de los países con más sucursales por habitantes.

El presidente de la Asociación Española de Banca (AEB), José María Roldán, ha explicado que el sector está haciendo frente a un cambio tecnológico, con un menor uso del efectivo y de un mayor uso de canales electrónicos, por lo que los bancos, no sólo en España, afrontan un proceso de racionalización de sus estructuras.

Desde 2015, en Alemania han cerrado 9.000 oficinas bancarias y en Italia 6.000, por encima en ambos casos de las 5.000 que se han clausurado en España, que sigue siendo de los países con más sucursales por habitantes, "el doble o incluso más", ha asegurado el presidente de la patronal bancaria.

Roldán ha comparado la transformación del sector financiero y el cierre de oficinas con la evolución en el mundo de las telecomunicaciones, que hizo que desaparecieran de las calles miles de cabinas telefónicas ante la generalización de los teléfonos móviles.

Ahora, estos dispositivos y la inversión de los bancos en tecnología han hecho cada vez más accesibles para los clientes los servicios financieros y los medios de pago, despejando la actividad tradicional de las oficinas bancarias y acelerando los cierres.

Además, la clausura de sucursales, aún mayor en caso de que se produzcan fusiones y solapamiento de la red, suele ir acompañada de recortes de la plantilla, pero Roldán destaca que llegan de forma pactada y confía en que siga siendo así, pues muestra su aprecio por la paz social.

El presidente de la Asociación Española de Bancos (AEB), José María Roldán. Javier Liaño / EFE

Roldán ha realizado estas declaraciones en la presentación del informe de la AEB sobre los estados financieros de las entidades financieras que, en conjunto, perdieron 6.955 millones de euros en 2020 debido al fortalecimiento de su balance con provisiones y saneamientos extraordinarios por valor de 12.000 millones de euros para hacer frente a la crisis derivada de la pandemia.

Las provisiones para insolvencias y saneamientos superaron en su conjunto los 35.000 millones de euros, de los cuales han sido extraordinarios más de 12.000 millones, por las consecuencias que pudiera tener la crisis en la calidad futura de los activos.

Ese esfuerzo, unido a los mayores gastos por impuestos, explica las pérdidas, que contrastan con los beneficios de 11.547 millones de euros obtenidos en 2019, según ha expuesto en un comunicado la AEB.

Los resultados son "evidentemente negativos" por los esfuerzos en materia de provisiones y saneamientos, según ha explicado el presidente de la AEB, que lo considera "una pausa en el camino".

El margen bruto de los bancos disminuyó un 11,2% en relación a 2019 debido al efecto de los bajos tipos de interés, los diferenciales de cambio y la reducción de la actividad como consecuencia de la pandemia.

Por su parte, los gastos de explotación se redujeron un 11,9%, una mejoría de 23 puntos básicos que ha permitido a las entidades situar su ratio de eficiencia en el 48,9%, frente al 49,3% de año anterior.

Asimismo, el patrimonio neto se vio afectado negativamente por las pérdidas del ejercicio y disminuyó un 12% interanual, si bien no se trasladó a la ratio de solvencia (CET 1 fully loaded), que se situó en el 11,86%. En cuanto a la ratio de morosidad, esta se redujo hasta el 3,6%, frente al 3,7% de un año antes. No obstante, Roldán ha explicado que es previsible que la morosidad aumente una vez se retiren las ayudas.

Más noticias de Economía