Público
Público

El Banco de España, como el FMI: pide subir el IVA y bajar el despido

El informe anual del organismo señala que las diferencias de paro entre autonomíoa se debe a "ineficiencias" en el sistema de prestación por desempleo

Publicidad
Media: 1
Votos: 5

Detalle de la fachada del Banco de España. REUTERS

MADRID.- El Banco de España ha aprovechado la publicación de su informe anual para insistir en sus recetas para la economía española, de corte liberal y en línea con la que apuntan algunos organismos oficiales, como ha hecho recientemente el Fondo Monetario Internacional (FMI) en su último informe sobre España.

Así, la entidad que dirige Luis María Linde recomienda subir los impuestos indirectos, dar una nueva vuelta de tuerca en las indenmizaciones por despido y una mayor desregulación en el ámbito empresarial.

Así, el Banco de España apuesta por aumentar el peso de la imposición indirecta, esto es el IVA, los Impuestos Especiales y la fiscalidad medioambiental, así como racionalizar la amplia gama de deducciones, bonificaciones y reducciones que erosionan la capacidad recaudatoria de los impuestos, en línea con las propuestas de los expertos y organismos internacionales.

El supervisor recuerda que los objetivos de reducción del déficit son "exigentes", lo que podría hacer necesario adoptar "actuaciones complementarias", especialmente en materia de ingresos, si se producen riesgos de desviación.

El organismo plantea adoptar "actuaciones complementarias" para aumentar los ingresos se se desvía el déficit público

De ese modo, resalta la necesidad de "reconsiderar una nueva estructura impositiva" que permita obtener recursos de forma estable para financiar el nivel de gasto público. En este sentido, cree que "podría considerarse aumentar el peso relativo de la imposición indirecta", con una ampliación de las bases del IVA, un incremento de los Impuestos Especiales y cambios en la fiscalidad medioambiental.

Por el lado del gasto público, se inclina por por revisar en profundidad distintas partidas para priorizar las que tienen más impacto sobre el crecimiento, aunque no especifica cuáles.

En materia laboral, el Banco de España cree que el mercado de trabajo presenta aún desequilibrios que hay que solventar, como el incremento de los contratos temporales frente a los indefinidos, y la desigualdad en las tasas de paro entre las diferentes autonomías. A su juicio, ello evidencia la necesidad de reducir la brecha entre el coste del despido de los contratos indefinidos y de los temporales, para incentivar los primeros, y revela "ineficiencias" en el sistema de prestación por desempleo.

Banco de España pide acercar el coste del despido de los contratos indefinidos al de los temporales

Además, el organismo dirigido por Linde señala que las bonificaciones existentes para relanzar el empleo están teniendo un coste "muy elevado" y un éxito cuanto menos "incierto". Por ello, además de una "evaluación y reordenación" del conjunto de bonificaciones existentes, que libere recursos para modernizar los servicios públicos de empleo en la dirección de que puedan ofrecer itinerarios individualizados de inserción a los parados, el banco emisor pone el foco en el coste del despido. También cree que habría que "reequilibrar" los incentivos a favor de la contratación indefinida, "reduciendo la magnitud de la brecha que separa las condiciones de terminación de las distintas modalidades de contratación y facilitando una mayor continuidad entre ellas".

La entidad calcula que el crecimiento potencial de la economía se situará en el 1,5% hasta el 2026 frente al 3% de antes de la crisis

En su informe anual el banco emisor repasa la situación de la economía en el año 2014 y pone de manifiesto el afianzamiento de una "recuperación sostenida" que permite dejar atrás "la recesión más severa de la reciente historia económica de España".

A su parecer, el crecimiento de la actividad y el empleo en 2014 y los meses transcurridos de 2015 se asienta en los avances conseguidos en la corrección de desequilibrios acumulados y las reformas implementadas, que han situado a la economía en una posición "más saneada y competitiva".

Aún así, el supervisor avisa de que "la profundidad de la crisis" ha dejado un "pesado legado" en términos de endeudamiento y desempleo, cuya completa reabsorción requerirá "tiempo y esfuerzos adicionales" para completar los ajustes emprendidos y fortalecer las bases de la recuperación. De hecho, asegura que los retos que plantea un nivel de deuda pública tan elevado para el conjunto de la economía "no deben minimizarse", incluso en un proceso de reducción gradual de la misma en el medio plazo.

El Banco de España analiza también en el informe el impacto de la crisis en el crecimiento potencial de la economía y asegura que las estimaciones disponibles proyectan una tasa inferior a sus pautas históricas. En concreto, cree que la tasa potencial podría haber pasado del 3% que marcaba entre 1983 y 2007 a un cifra inferior al 1% durante la crisis.

De cara al futuro, el supervisor asegura que las estimaciones disponibles proyectan una recuperación de la tasa hasta cerca del 1,5% en promedio entre 2014 y 2026. En términos per cápita, el crecimiento medio previsto sería también del 1,5%, por debajo del 2,2% estimado para el período 1983-2007.