Público
Público

Contenido patrocinado

Banco Santander ha invertido en educación más de 1.600 millones de euros en 16 años

- Con todos sus programas educativos, hasta 2020 Santander prevé que más de 200.000 estudiantes se beneficien de sus becas, prácticas remuneradas en pymes y programas de apoyo al emprendimiento.- ​Esta semana, arranca el plazo de inscripción en las nuevas “Becas Santander Erasmus”, el último de los proyectos puestos en marcha por el banco, que beneficiará a más de 5.100 personas.

Publicidad

Ana Botín, presidenta de Santander, la empresa que más invierte en educación en el mundo, en la clausura del Encuentro de Rectores Universia

Después de veinte años de apoyo ininterrumpido a la educación superior en todos los países donde opera, Banco Santander está acelerando aún más la principal apuesta de sus políticas de sostenibilidad y responsabilidad social corporativa. Esta semana, arranca el plazo de inscripción en las nuevas “Becas Santander Erasmus, gracias a las cuales 5.152 personas se beneficiarán de un proyecto que quiere reconocer la excelencia académica y promover la inclusión social y la igualdad de oportunidades.

Estas becas, desarrolladas por el banco junto al Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades y la Crue, son la última pieza que se suma al conjunto de programas educativos del banco. Desde 2002 y hasta 2017, Santander ha invertido más de 1.600 millones de euros en apoyo a la educación y, según había anunciado ya la presidenta del banco, Ana Botín, durante el último Encuentro de Rectores Universia -patrocinado y organizado en mayo pasado por Santander-, el primer grupo financiero de la zona euro otorgará entre 2018 y 2020 nuevas ayudas y becas para otros 200.000 estudiantes, profesores y emprendedores del ámbito universitario. Esta cifra supone una aceleración notable de sus programas, ya que desde 2005 la cifra acumulada de estudiantes becados es de 300.000. El objetivo principal de esta estrategia es contribuir desde el banco a todos los esfuerzos de transformación digital y mejora que se están realizando en centenares de universidades alrededor del mundo.

Sólo durante 2017, Santander concedió 44.800 becas y dedicó más de 129 millones de euros a iniciativas y programas de mecenazgo educativo a través de Santander Universidades y Universia, mediante más de 1.200 convenios específicos de colaboración entre el banco y universidades e instituciones académicas de 21 países. De todas las becas entregadas el pasado año, más de 17.500 correspondieron a proyectos de movilidad nacional e internacional para estudiantes, profesores e investigadores de 17 países; 13.500 fueron becas de estudio para continuar o iniciar la formación de jóvenes, y más de 5.800 se destinaron a realizar prácticas profesionales en pymes en nueve países (España, Alemania, Argentina, Brasil, Chile, Polonia, Portugal, Puerto Rico y Reino Unido). Además, se dedicaron más de 5.700 ayudas para enseñanza a distancia y se otorgaron más de 2.100 premios de emprendimiento, innovación, investigación y en reconocimiento de la excelencia académica.

“Es el momento de pasar a la acción, de acelerar la transformación y la modernización de las universidades”, dijo Ana Botín en su discurso de clausura de la conferencia. Los 600 rectores de universidades de todo el mundo reunidos en Salamanca aprobaron una Declaración conjunta que establece las líneas de actuación más importantes para el mundo universitario en estos momentos: potenciar el capital humano de las universidades, para garantizar una mayor equidad en el acceso a las oportunidades y el desarrollo de competencias técnicas y transversales; fomentar el sentido ético y crítico de la universidad, el emprendimiento empresarial y la movilidad intercultural y digital entre universidades; fomentar las alianzas y el trabajo en red entre universidades y con otras instituciones, y contribuir a la transformación digital y a la gestión de su impacto en la sociedad, de modo que se garantice un crecimiento económico inclusivo y sostenible.

De acuerdo con la esta ya denominada “Declaración de Salamanca”, Ana Botín explicó: “Nuestro propósito, como Santander, es ayudar a personas y empresas a progresar, y eso incluye también el progreso de la sociedad y nuestro compromiso con la educación. Nuestra alianza con las universidades es una prueba fehaciente de este compromiso. La educación es la principal respuesta y la mejor herramienta para enfrentar los grandes desafíos y combatir los problemas de hoy y de mañana. De la educación parten todos los grandes logros y aspiraciones de los pueblos. De ella nacen la igualdad y la libertad, el pensamiento libre y crítico. La educación tumba prejuicios y abre las mentes, nos une y nos reúne. Los extremismos y los populismos se combaten con más y mejor educación, no con menos. Las pos-verdades y los intentos de manipulación de la opinión pública se neutralizan mejor con más educación, no con menos”.

El último informe Varkey-UNESCO-Fortune 500 destaca a Santander como la primera empresa del mundo por inversión en apoyo a la educación, por delante de otros grandes conglomerados internacionales como IBM, Telefónica, Exxon Mobil, Target, Glaxo Smithkline, Microsoft, Toyota y Wells Fargo.

Respecto de las Becas Santander Erasmus, la que arranca esta semana es la primera edición de un proyecto que pretende consolidarse en el tiempo como una referencia internacional de apoyo a la educación universitaria internacional. En esta primera edición, Santander invertirá cerca de 2 millones de euros (1.936.400 euros) y ofrecerá 2.152 becas de 3.200 y 500 euros y 3.000 ayudas de 150 euros a jóvenes que quieran cursar sus estudios en cualquier centro educativo de la Unión Europea y realizar prácticas profesionales internacionales.

Evolución del apoyo al progreso universitario del Banco Santander

Para seleccionar a los universitarios que recibirán las becas de mayor importe y que suponen el 25% de los fondos del programa, las universidades valorarán el expediente académico y la situación de vulnerabilidad: entornos desfavorecidos y discapacidad reconocida de más del 33%. Para el resto, las becas de 500 euros y las ayudas de 150 euros, el criterio de selección será el expediente académico y las universidades darán prioridad a los universitarios en situación de vulnerabilidad.

Las becas se repartirán de la siguiente manera:

· 152 Becas de 3.200 euros cada una:
- 76 irán dirigidas a los estudiantes beneficiarios de una ayuda Erasmus+ de movilidad de estudios en Europa y/o de prácticas, que tengan los mejores expedientes académicos y que hayan recibido el curso anterior una beca general (socioeconómica) del Ministerio.
- 76 becas irán para los estudiantes beneficiarios de una beca Erasmus+ de movilidad de estudios en Europa y/o de prácticas internacionales, que tengan los mejores expedientes académicos y que acrediten legalmente una discapacidad igual o superior al 33%.

· 2.000 becas de 500 euros cada una a los estudiantes beneficiarios de una ayuda Erasmus+ de movilidad de estudios en Europa y/o de prácticas, que tengan los mejores expedientes académicos.

· 3.000 ayudas de 150 euros cada una a los estudiantes beneficiarios de una ayuda Erasmus+ de movilidad de estudios en Europa y/o de prácticas , que no hayan sido beneficiarios de las becas Santander Erasmus de las categorías anteriores y que tengan los mejores expedientes académicos.

Plan de formación y empleo

A los jóvenes que participan en la iniciativa se les ofrece un plan de formación y empleo antes, durante y después de su estancia en el extranjero para contribuir a su desarrollo profesional. Además, los universitarios que cursen estudios en los países en los que Santander cuente con red de oficinas, podrán sacar efectivo gratis de los cajeros del Banco con su tarjeta de débito Santander.

Adicionalmente, el Banco incorporará a los beneficiarios de estas becas en los procesos de selección interno, en los que cada año se selecciona a más de 800 jóvenes para realizar prácticas profesionales.

Pedro Duque, ministro de Ciencia, declaró durante la presentación del proyecto que las Becas Santander Erasmus son ejemplo del “importante apoyo que ofrece el Banco Santander a los universitarios y de su preocupación por el futuro de los jóvenes”. “Compartimos el interés por aumentar la calidad de las universidades españolas, potenciar su equidad e impulsar su internacionalización, por lo que este acuerdo es un paso más hacia estos objetivos”. Duque resaltó asimismo que la firma del acuerdo “implica el esfuerzo de entidades públicas y privadas y que entre todos debemos situar a las universidades en un lugar prioritario de la estrategia de desarrollo social y económico de España”.

Ana Botín, presidenta de Banco Santander, señaló que “Europa es más inclusiva y más fuerte con programas como Erasmus+. Las becas Santander Erasmus quieren reconocer esta labor, que se inició hace 30 años, y mostrar el compromiso del Santander con la igualdad de oportunidades y la excelencia educativa”. El presidente de Crue Universidades Españolas, Roberto Fernández, destacó en su intervención que el objetivo «primero y último de la Universidad es conseguir mayor bienestar social y progreso para los ciudadanos» y que, para ello, hay que «luchar contra las desigualdades, especialmente en el ámbito de la Educación». Fernández subrayó que las becas Santander Erasmus se enmarcan dentro de esa lucha por la igualdad de oportunidades y aseguró que el esfuerzo que realiza el Santander en formar talento «es fundamental que se siga haciendo».

Los jóvenes que quieran optar a una de estas becas puede realizar la inscripción desde ayer, 1 de octubre, a través de la plataforma de Becas Santander: becas-santander.com/erasmus. Para otorgar las becas, las universidades serán las encargadas de asignar las becas a aquellos candidatos que hayan sido beneficiarios del programa Erasmus + y que tengan mejor expediente académico.

El programa Erasmus +, gestionado por el Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades, lleva 30 años funcionando y se han beneficiado cerca de 600.000 universitarios. En España, más de 100.000 universitarios solicitan cada año la Becas Erasmus+, tanto de estudios como de prácticas internacionales, de los que 45.000 son beneficiarios finales.