Público
Público

Banco Santander vende una cartera de ladrillo tóxico al fondo Cerberus por 1.535 millones

La cartera, denominada Apple, está integrada por 35.700 inmuebles, incluidos garajes y trasteros.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El logo del Banco Santander en una torre de la sede corporativa de la entidad, en la localidad madrileña de Boadilla del Monte. REUTERS/Juan Medina

Santander dijo el miércoles que ha alcanzado un acuerdo con una filial de Cerberus Capital Management (Cerberus) para la venta de una cartera de inmuebles residenciales por importe de 1.535 millones de euros, lo que supone el 55% de su valor bruto contable. El banco dijo que la cartera, denominada Apple, está integrada por 35.700 inmuebles, incluidos garajes y trasteros.

Además de Cerberus, también otros fondos extranjeros como Blackstone estudiaban presentar ofertas por esta cartera.

En un principio, esta cartera, de la que tenía previsto deshacerse Santander, estaba valorada en unos 5.000 millones de euros, ya que incluía suelo residencial (casas, garajes y trasteros) y locales. Finalmente, el banco de Ana Botín ha decidido mantener en su balance los locales (que representan el 45%) y que buscará vender, en otro momento, mediante otra operación.

La entidad agregó que la operación, que espera cerrar a finales de este año o en el primer trimestre de 2019, no tendrá ningún impacto material en su capital o en sus resultados.

La operación se estructura en dos tramos, mediante el traspaso de la cartera a una o más compañías, controladas entre el 51% y el 80% por la filial de Cerberus, mientras que Banco Santander será propietario del capital restante.

Solo dos meses después de que Santander se hiciera con Banco Popular al simbólico precio de un euro, en junio del año pasado, la entidad cántabra vendió el 51% de otra cartera de inmuebles adjudicados, créditos dudosos procedentes del sector inmobiliario y otros activos relacionados con esta actividad de Popular al fondo Blackstone.

En virtud de ese acuerdo, la entidad creó una sociedad a la que Popular traspasó estos activos, cuyo valor bruto contable agregado era de unos 30.000 millones de euros.

La última compra llevada a cabo por el fondo Cerberus, que ha ganado protagonismo durante los últimos meses en lo que respecta al saneamiento de los balances de la banca española, fue la operación acordada con Banco Sabadell.

La entidad presidida por Josep Oliu acordó este verano la transmisión de la práctica totalidad de su exposición inmobiliaria a Cerberus. La cartera tenía un valor bruto contable conjunto aproximado de 9.100 millones de euros y un valor neto contable total de unos 3.900 millones de euros.