Público
Público

Los bancos españoles han reducido sus activos dudosos en 114.000 millones en cinco años

El Banco de España advierte de que las entidades españolas necesitan reforzar su capital

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Edificio del Banco de España en Madrid. E.P.

Los bancos españoles han reducido en más de 114.000 millones de euros los activos dudosos desde el máximo observado en diciembre de 2013, lo que supone un descenso del 60,2%, según consta en el informe sobre Estabilidad Financiera correspondiente al mes de noviembre elaborado por el Banco de España.

La autoridad monetaria presidida por Pablo Hernández de Cos considera que la "buena" evolución de la economía durante este último año, unida a la gestión de activa de los activos problemáticos por parte de las entidades de depósitos y la presión del supervisor, explican en esta evolución.

Solamente en el último año, la limpieza de dudosos sobre los balances de los bancos ascendió a 27.400 millones de euros, hasta alcanzar en junio un volumen de 74.800 millones de euros. Las últimas entidades en llevar a cabo importantes operaciones de venta de activos tóxicos han sido Sabadell, CaixaBank, BBVA o Santander.

El volumen total de crédito dudoso correspondiente al sector privado residente se sitúa en niveles de 2009, como consecuencia de la evolución de los dudosos del sector de la construcción y de las actividades inmobiliarias.

Si los bancos venden por completo su cartera de 'tóxicos', la ratio de morosidad podría caer hasta niveles cercanos al 5%

En el caso de los dudosos del crédito a hogares, en el último año estos han descendido en 2.100 millones de euros, hasta alcanzar en junio los 31.500 millones de euros, lo que supone una reducción interanual del 6,2%.

El supervisor bancario ha apuntado que, en la medida que se mantenga la evolución positiva de las condiciones económicas, la presión supervisora y el progreso en la venta de la cartera de activos improductivos, es de esperar que la tasa de morosidad continúe reduciéndose.

De hecho, considera que, si las entidades lograran vender por completo la cartera morosa procedente del sector de la construcción y actividades inmobiliarias, la ratio de morosidad caería hasta niveles cercanos al 5%.

Reforzar el capital

El Banco de España ha advertido en su Informe de Estabilidad Financiera de que las entidades españolas muestran niveles reducidos de sus ratios de capital en comparación con los de otros países de la UE y que necesitan adoptar estrategias de refuerzo de su capital.

Según pone de manifiesto, las entidades españolas muestran una capacidad de resistencia ante escenarios macroeconómicos adversos "considerable", pero en términos de solvencia sus ratios de capital son reducidos.

En este sentido, la ratio de capital ordinario CET1 se situó en junio de 2018 en el mismo nivel que un año antes, el 11,9%, aunque sí variaron el capital ordinario de nivel 1 y los activos ponderados por riesgo (numerador y denominador de la ratio) en un 5,5% ambos, debido en buena medida a la reducción de los ajustes transitorios en un 60% al acercarse el periodo de implantación plena de Basilea III.

Por otro lado, en su Informe de Estabilidad Financiera el Banco de España ha instado a las entidades bancarias españolas a vigilar la concesión de crédito al consumo y su morosidad, provisionando adecuadamente los nuevos dudosos.

El organismo ha puesto de manifiesto que el crédito al consumo en España continúa creciendo a tasas significativamente mayores que las de los principales países europeos, aunque ha mostrado una "cierta moderación" en el último trimestre.

Además, el tipo de interés medio de los nuevos créditos al consumo concedidos en España se situó en el 7,8% en junio de 2018, frente al 4,9% de la zona euro, lo que en un contexto de bajos tipos de interés podría estar inducido por la búsqueda de oportunidades para obtener mayores rentabilidades por parte de las entidades, que pueden llevar asociadas unos mayores riesgos, según ha advertido.