Público
Público
Únete a nosotros

Bankia El Banco de España no expedientó a Bankia en 2012 para no impedir el rescate

El exgobernador de la entidad, Luis María Linde, ha asegurado que el regulador decidió no hacerlo para no castigar al equipo "que estaba intentado salvar la entidad", el de José Ignacio Goirigolzarri pese a que había indicios de irregularidades.

Publicidad
Media: 2.67
Votos: 3

El exgobernador del Banco de España ,Luis María Linde, a la izquierda a su llegada este lunes a la Audiencia Nacional. EFE/FERNANDO VILLAR

El exgobernador del Banco de España Luis María Linde ha dicho este lunes que el regulador decidió no abrir un expediente a Bankia a mediados de 2012 para no castigar al equipo "que estaba intentado salvar la entidad", el de José Ignacio Goirigolzarri, pese a que había indicios de irregularidades. Durante su declaración como testigo en el juicio por la salida a bolsa de Bankia, Linde, que fue gobernador del Banco de España desde junio de 2012 a mayo de 2018, ha admitido que el organismo constató que las cuentas reformuladas de 2011 evidenciaban que la entidad no cumplía con los requisitos de recursos propios.

Con Rodrigo Rato al frente de la entidad, Bankia presentó en abril de 2012 las cuentas del ejercicio 2011 sin contar con el preceptivo informe del auditor; tras ser relevado Rato de Bankia por José Ignacio Goirigolzarri, dichas cuentas fueron reformuladas y pasaron de mostrar un beneficio de 300 millones de euros a pérdidas de más de 3.000. A finales de agosto de 2012, Bankia presentó sus cuentas del primer semestre de ese año, ha explicado hoy Linde ante la sección cuarta de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional.

Los números desvelaron que había un problema "gravísimo", ya que mostraban que la entidad no cumplía en recursos propios, algo que "se podía agravar" dada la delicada situación financiera que atravesaba el sector bancario y España en su conjunto.

Y es que los problemas de liquidez no afectaban sólo a Bankia o al sector financiero, sino "a todo el país, por las valoraciones de las agencias de medición de riesgos"; ello afectaba al valor de los colaterales, es decir, las garantías, lo que a su vez podía haber llevado al Banco Central Europeo (BCE) a privar a BFA de su condición de contrapartida, con lo que hubiera tenido que devolver de golpe toda la liquidez solicitada al organismo europeo. En aquel momento, la banca española había solicitado al BCE alrededor de 400.000 millones de euros de liquidez, de los cuales unos 82.000 correspondían a Bankia.

"Catástrofe inminente"

Para evitar "esa catástrofe, que era inminente", ha explicado, se alcanzó un acuerdo con la Comisión Europea, y en ese contexto no tenía sentido abrir un expediente a la entidad, que hubiera salpicado a un equipo gestor —el capitaneado por Goirigolzarri— que estaba intentado salvarla. La ley no contempla "un automatismo entre la detección de una infracción y la apertura de expediente", ha aclarado, ya que hay que hacer "un juicio sensato, y si hay que abrirlo se abre", pero en este caso el perjuicio hubiera sido mayor.

El exgobernador no ha eludido referirse a los errores en las previsiones económicas de prácticamente todas las instituciones y organismos, el Fondo Monetario Internacional (FMI), la OCDE, o el propio Banco de España, aunque en su opinión "los del FMI son los más graves ocurridos en su historia con España"

El FMI "nunca se ha equivocado más, y tampoco el Banco de España", ha señalado, sobre unos errores de los que se dieron cuenta "a comienzos del 2012", cuando ya "todo el mundo se da cuenta, incluso yo me di cuenta de que el error era espectacular y eso significaba un cambio en la coyuntura económica del país enorme".