Público
Público

Bankia Fainé revela que el Banco de España le sondeó por si CaixaBank quería comprar acciones de Bankia

El expresidente de CaixaBank rechaza que se pidiera la dimisión de Rato en las reuniones con Guindos: "Hubiera sido muy violento".

El expresidente de CaixaBank, Isidro Fainé. EUROPA PRESS

EUROPA PRESS

El que fuera presidente de Caixabank entre los años 2011 y 2016, Isidre Fainé, ha revelado que antes de la salida a Bolsa de Bankia, el entonces subgobernador del Banco de España Javier Aríztegui le llamó por si la entidad catalana "quería estudiar esta operación".

Durante su declaración como testigo en el juicio en la Audiencia Nacional por la salida a Bolsa de Bankia, Fainé ha señalado que trasladó esta comunicación al "equipo técnico" de la entidad que, según ha dicho, fue el que dirigió una operación de compra de 100 millones de euros en acciones. "Fue una operación dirigida por los técnicos; se hizo con buena fe", ha asegurado, subrayando que en ese momento en la entidad confiaban "que iría bien".

Preguntado por las razones por las cuales CaixaBank vendió sus acciones, ha justificado esta desinversión en que "no había solución" para Bankia. "Cuando vimos que no había solución vendimos, supongo", ha dicho.

En un momento de la declaración, Fainé ha reconocido que entre los años 2009 y 2010 llegó a interesarse con una fusión con Caja Madrid -"no con Bankia", ha recalcado-, pues en ese momento consideraba que "sería bueno para España" y que habrían conseguido ser uno de los cuatro bancos industriales de Europa y la primera fundación del continente.

Si no salió esta operación finalmente, ha apostillado, no fue porque no hubiera querido. "Lo entiendo, pero decidieron hacer otras operaciones", ha dicho. En todo caso, ha asegurado que fueron "sólo conversaciones". "No hubo ningún papel, ni un due dilligence", ha aclarado.

Además, ha negado que en las reuniones celebradas a principios de mayo de 2012 entre los cuatro principales banqueros del momento con el entonces ministro de Economía, Luis de Guindos, se pidiera al presidente de Bankia, Rodrigo Rato, su dimisión, y ha subrayado que "hubiera sido muy violento".

"Si hubiera salido un usted tiene que irse hubiera sido muy violento, y no recuerdo que pasara", ha asegurado durante su declaración como testigo ante la Audiencia Nacional por el juicio por la salida a Bolsa de Bankia. Fainé ha reconocido que "sí que hubo una discusión" al respecto, pero que en ella "no se tomó ninguna decisión".

Así, ha asegurado que esas reuniones tenían un carácter informativo y que había contactos periódicos telefónicos y presenciales con el ministro De Guindos. "De cuando en cuando hacíamos una cena, los dos principales bancos y las dos principales cajas", ha dicho, en referencia a los entonces presidentes del Banco Santander, Emilio Botín, del BBVA, Francisco González, de Bankia, Rodrigo Rato, y él mismo.

Preguntado por las reuniones de los días 4 y 5 de mayo, inmediatamente antes de la dimisión de Rodrigo Rato, Fainé ha explicado que Rato defendía su plan para reforzar en 7.000 millones las provisiones de Bankia, pero que Francisco González elevaba estas necesidades de cobertura a 15.000 o 20.000 millones. "Botín y yo estábamos más escuchando, intervenimos muy poco. El diálogo era entre Francisco González y Rato. Había dos posiciones, para mí las dos con lógica, con cierta coherencia", ha abundado, incidiendo en que la cifra defendida por Rato "se acercaba a la provisión que tenía que hacer".

"La postura de Francisco González era la postura de los mercados", ha explicado, excusándose en que él "no estaba al tanto como ahora de los mercados" y reconociendo que Botín y González "comentaron que en los mercados salía muchas veces el tema de que Bankia tenía dificultades". Preguntado por la posición del mandatario del Santander, se ha inclinado por que apoyaba más al presidente de BBVA. "Creo que daba respaldo a Paco González, pero no se manifestó. No dijo el señor Rato tiene que irse", ha abundado, asegurando que al referirse a las necesidades de ayudas de Bankia "el que hablaba era Paco González".

Respecto a De Guindos, Fainé ha destacado que "su postura era más de escuchar", pero preguntado por si se alineaba más con la postura de Francisco González, ha señalado que cree que "iba por ahí". En este sentido, ha dicho que el ministro "tomó partido" al considerar que las provisiones realizadas eran insuficientes. "Pero ahí lo manifestó en el segundo decreto", ha apostillado, recordando que días después se aprobó un decreto que endurecía la cobertura de capital ante la exposición de las entidades financieras al ladrillo.

Así, ha explicado que si bien el primer decreto endurecía las coberturas por el ladrillo asumido por las entidades financieras, el segundo lo hizo también con los préstamos vivos. Una "cura de caballo" para sortear el rescate del país que, sin embargo, entonces no conocía, por lo que ante la discusión entre Rato y González dijo "que entendía los dos razonamientos". "No tenía información del posible decreto. Creo que tampoco Rodrigo Rato", ha explicado. "Si me dicen aquel año tenía que provisionar 10.500 millones de euros no me lo hubiera creído", ha concluido, en referencia a la cobertura que tuvo que hacer su propia entidad.

Sobre la dimisión de Rato al frente de Bankia, presentada unos días después de las reuniones aludidas, Fainé ha confirmado que el ex director gerente del FMI le llamó para decírselo. "Fue muy escueto, a mí me sorprendió. No me lo esperaba", ha dicho.