Público
Público

El BCE flexibiliza el tratamiento de préstamos dudosos para la banca ayude a la empresas y familias

El regulador suaviza las reglas que establecen cuándo y cómo acopiar huchas de provisiones frente a potenciales fallidos "para permitir que los bancos se beneficien de las garantías y moratorias establecidas por las autoridades públicas".

El símbolo del euro en la fachada del rascacielos donde tiene su sede el BCE en Fráncfort. REUTERS/Kai Pfaffenbach
El símbolo del euro en la fachada del rascacielos donde tiene su sede el BCE en Fráncfort. REUTERS/Kai Pfaffenbach

SERVIMEDIA

El Banco Central Europeo (BCE) acordó este viernes ser más benévolo en el tratamiento de prudencial de los créditos dudosos para que la banca se vuelque en dar la financiación y liquidez que precisan empresas y familias con el propósito de que las economías superen la crisis sanitaria del coronavirus de la mejor manera.

Se trata de la tercera intervención en menos de una semana del organismo liderado por Christine Lagarde, que en pocos días ha aprobado un programa para comprar hasta 750.000 millones de euros en deuda pública y privada e inyecciones extras de liquidez gratis a los bancos. Y el Mecanismo de Supervisión Único que depende del BCE también acordó permitir a la banca echar mano de sus huchas de capital y liquidez para que puedan dan financiación.

Una vez garantizada la liquidez para prestar a clientes y asegurada a la banca que no reclamarán las altas huchas de solvencia, el BCE tocó hoy la penúltima tecla para que no se frene la financiación: ser "flexible" en las reglas que establecen cuándo y cómo acopiar huchas de provisiones frente a potenciales fallidos.

Así anunció que el BCE ha introducido "flexibilidad de supervisión" en relación al tratamiento de los préstamos dudosos (NPL, por sus siglas en inglés), "especialmente para permitir que los bancos se beneficien plenamente de las garantías y moratorias establecidas por las autoridades públicas para hacer frente a los problemas actuales".

En el caso de España, por ejemplo, el Gobierno ha establecido una moratoria obligatoria en el pago de las hipotecas para aquellos que vean muy mermados sus ingresos con la crisis o sean vulnerables y, conforme a dicha norma, el Banco de España paralizaría el calendario que lleva asociado por ley un crédito dudoso y que exige a la banca hacer hucha por si nunca puede cobrarlo.

El BCE indicó que con las medidas adoptadas hoy pretende garantizar que sus bancos supervisados directamente "puedan continuar cumpliendo su papel de financiar hogares y corporaciones en medio del shock económico relacionado con el coronavirus en la economía global".

A tal efecto, el organismo europeo ejercerá dicha flexibilidad dentro de los bancos que supervisa directamente y "de forma temporal", y aconseja que lo hagan igualmente a los supervisores nacionales para las entidades bajo su control, en relación a la clasificación contable de los llamados créditos que son "poco probable que paguen" cuando lleven asociadas garantías públicas dentro del contexto de coronavirus.

Además, ejercerá "ciertas flexibilidades" precisamente con respecto a los préstamos en virtud de las moratorias públicas relacionadas con Covid-19 y aquellos que se vuelvan morosos, y además tengan garantías públicas, se beneficiarán también de un tratamiento prudencial preferencial en términos de expectativas de supervisión sobre la provisión de pérdidas.

El BCE ha acordado además desplegar una "flexibilidad total" cuando discutan con los bancos la implementación de estrategias para reducir los activos dañados o morosos (NPL) de sus balances, "teniendo en cuenta la naturaleza extraordinaria de las condiciones actuales del mercado".

Por otro lado, el BCE ha aconsejado a las entidades financieras "evitar" la excesiva prociclidad del capital regulatorio y los estados financieros cuando determinen las provisiones para pérdidas crediticias, sobre todo, a aquellos que aún no han aplicado las normas NIIF 9.

Entre las medidas aprobadas por el BCE el pasado día 12 figura utilizar su hucha de capital para encarar la situación excepcional sin dejar de prestar a clientes. Conforme a sus estimaciones dicha actuación permitirá a la banca europea liberar 120.000 millones de euros en capital de máxima calidad CET1.

Con este alivio y según las cifras del BCE, los bancos podrán absorber pérdidas sin generar acciones regulatorias de hasta 1,8 billones de euros en préstamos a hogares y empresas que ahora necesitarán liquidez adicional.