Público
Público

El BCE "toma nota" del dictamen del Constitucional alemán sobre la compra de bonos y se remite a la doctrina del TJUE

La Comisión Europea subraya que el derecho y los tribunales de la UE tienen primacía sobre el derecho de Alemania.

Sede del Banco Central Europeo (BCE), en Fráncfort, Alemania. EFE
Sede del Banco Central Europeo (BCE), en Fráncfort, Alemania. EFE

agencias

El Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo (BCE) ha asegurado que "toma nota" del dictamen del Tribunal Constitucional alemán que cuestiona su programa de compras de deuda pública (PSPP por sus siglas en inglés), aunque se ha remitido al fallo del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TUE), que avaló las medidas de la autoridad monetaria de la Eurozona.

El Constitucional alemán consideró este martes que las compras de deuda pública del BCE, con las que frenó a partir de 2015 la subida de las primas de riesgo de países como España e Italia, son parcialmente contrarias a la Constitución de su país.

En un comunicado, emitido tras una reunión de emergencia del Consejo de Gobierno este martes, el BCE ha subrayado que está "plenamente comprometido" a hacer lo que haga falta para cumplir su objetivo de que la inflación se sitúe "cerca pero por debajo" del 2%.

"El Consejo de Gobierno permanece "plenamente comprometido a hacer todo lo que sea necesario dentro de su mandato para asegurar que la inflación se eleva a niveles consistentes con su objetivo a medio plazo y a que la política monetaria adoptada para perseguir ese objetivo de mantener la estabilidad de precios se transmita a todas las partes de la economía y a todas las jurisdicciones de la zona euro", ha explicado el instituto emisor.

El Constitucional alemán considera que el programa de compras de deuda pública del BCE es legal, pero pide a la entidad que aclare la proporcionalidad de sus medidas de política monetaria. También ordena al Bundesbank que deje de comprar deuda en tres meses si el BCE no justifica que las compras son proporcionadas.

El Consejo de Gobierno del BCE ha recibido una información preliminar del gobernador del Bundesbank y del departamento legal del propio BCE.

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) sentenció en diciembre de 2018 que el BCE actúa dentro de su mandato, que es garantizar la estabilidad de precios.

Por su parte, la Comisión Europea recordó que las decisiones del Tribunal de Justicia de la Unión Europea son vinculantes para todos los tribunales nacionales, y también para el Constitucional alemán.

"A pesar del análisis de los detalles de la decisión del Tribunal Constitucional alemán de hoy, reafirmamos la primacía de la legislación de la UE y el hecho de que las sentencias del Tribunal de Justicia Europeo son vinculantes para todos los tribunales nacionales", dijo la Comisión.

Los analistas económicos prevén que el BCE será capaz de dar una justificación satisfactoria al dictamen del Constitucional alemán, que no afectará a su política monetaria.

Los analistas destacan que Alemania ha sido uno de los países más beneficiados por el programa de compra de bonos del BCE. Estas compras de deuda pública, realizadas por el banco central de la Eurozona y también por los de los países que comparten la moneda única (como el Bundesbank alemán), presionan a la baja los tipos de interés a largo plazo. Esto ha ayudado a Alemania a refinanciarse a tipos de interés muy bajos, incluso, negativos.

De este modo, el Gobierno alemán ha podido cumplir el objetivo de déficit cero, que está también en la Constitución alemana y es sagrado.

Alemania ha sido mucho más crítico que otros países de la zona del euro con la política monetaria de bajos tipos de interés del BCE, pero ningún otro país se beneficiado tanto de la estrategia de Mario Draghi.

El Gobierno alemán se ha ahorrado casi la mitad de los intereses que calculaba debía pagar por el cumplimiento de su deuda desde 2008, cantidad que corresponde a la mitad del presupuesto federal alemán anual. De este modo, la política monetaria del BCE ha contribuido a que Alemania y, también, otros países tengan cuentas más saneadas.

Más noticias de Economía