Público
Público
Únete a nosotros

Los beneficios de la banca Los bancos españoles ganaron 6.779 millones hasta junio de 2019

La cifra de beneficios cae un 4,8% respecto al mismo período del año anterior. El comportamiento a la baja de las cuentas está relacionado con las mayores provisiones de carácter extraordinario realizadas en el segundo trimestre, con los menores resultados por operaciones financieras, así como con la contención de los gastos de explotación. 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Cajeros automáticos en oficinas de los seis mayores bancos españoles, Caixabank, Bankia, Bankinter, Sabadell, Santander, y BBVA. EFE/REUTERS

Los bancos españoles obtuvieron un beneficio atribuido de 6.779 millones de euros en el primer semestre de 2019, lo que supone un descenso del 4,8% respecto al mismo periodo del ejercicio precedente, según los datos recopilados por la Asociación Española de Banca (AEB).

La patronal bancaria ha explicado que el comportamiento a la baja de las cuentas está relacionado con las mayores provisiones de carácter extraordinario realizadas en el segundo trimestre, con los menores resultados por operaciones financieras, así como con la contención de los gastos de explotación.

El margen de intereses de la banca en conjunto mantuvo una tendencia al alza y registró un incremento interanual del 3,8% hasta junio, hasta situarse en los 30.091 millones de euros. De su lado, los ingresos por comisiones permanecieron prácticamente estables (-0,1%), situándose en 9.797 millones de euros.

Por otra parte, los resultados por operaciones financieras, netos de diferencias de cambio, fueron considerablemente inferiores a los de un año antes (-66%), hasta colocarse en 923 millones de euros, debido en parte a unos menores beneficios de la actividad de negociación.

De este modo, el margen bruto se situó en 41.797 millones de euros en el primer semestre de 2019, en línea con la cifra del mismo periodo de un año antes.

No obstante, la contención de los gastos de explotación permitió a la banca española situar su ratio de eficiencia en el 49,5%, con una mejora de 20 puntos básicos respecto a la correspondiente a junio de 2018, nivel que sitúa al sector entre uno de los mejores de los sistemas bancarios de la Unión Europea.

Asimismo, las provisiones extraordinarias realizadas en el segundo trimestre del año motivaron que el conjunto de dotaciones se incrementara en un 9,2% anual, a pesar de un deterioro de los activos financieros similar al del primer semestre de 2018.

También lograron unos mayores beneficios en las ventas de activos no financieros y no corrientes, por valor de unos 320 millones de euros por encima de los registrados un año antes, mientras que sufrieron un incremento del gasto por Impuesto de Sociedades de un 2,2% anual.

El resultado atribuido, tras la disminución correspondiente a los intereses minoritarios del 5,9% anual, representó una rentabilidad sobre fondos propios (ROE) del 6,7%, frente al 7,1% de un año antes.

La ratio de capital de máxima calidad, expresada en términos de CET 1 'fully loaded', se situó en el 11,4%, lo que supone 50 puntos básicos por encima de la registrada un año antes.

Crecen el crédito y los depósitos

El crédito a la clientela aumentó en 56.000 millones de euros durante los últimos doce meses, un 3,8%. En este sentido, la morosidad se redujo al 3,9%, frente al 4,4% de un año antes, con niveles de cobertura similares al ejercicio anterior, en torno al 67% de los activos de dudoso cobro.

Los depósitos de la clientela crecieron en 61.000 millones de euros, un 4,4%, lo que situó la ratio de créditos sobre depósitos por debajo del 108%.

Por su parte, los valores representativos de deuda emitidos presentaban a 30 de junio un saldo por encima de los 356.000 millones de euros, con un incremento anual del 9,8%.

La inversión en títulos de renta fija supuso un incremento adicional del activo del balance de otros 23.000 millones de euros respecto a junio de 2018.