Público
Público

Blackstone El fondo buitre Blackstone comienza a hacer negocio con las viviendas sociales de Madrid que le vendió Ana Botella

 Estas empresas invierten por un plazo de seis o siete años para después vender los activos y beneficiarse de las plusvalías.

Publicidad
Media: 1.80
Votos: 5

La exalcaldesa de Madrid, Ana Botella/ EFE

El fondo buitre estadounidense Blackstone ha iniciado un proceso de venta de activos en el que pretende incluir casas que adquirió en 2013 al Ayuntamiento de Madrid, que consistía en una cartera de viviendas sociales que estaban destinadas al alquiler, según ha adelantado Cinco Días. En total, se trata de casi diez bloques de viviendas de su socimi Fidere entre las que se incluirá entre el 10 y el 15% de la cartera adquirida al consistorio, informa este diario. La empresa americana no ha realizado ningún comentario al respecto. 

La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, presentó en 2017 ante el Tribunal de Cuentas una demanda contra la ex primera edil, Ana Botella, y su entonces equipo de Gobierno municipal, por esta venta de inmuebles de la Empresa Municipal de Vivienda y Suelo (EMVS). La condena fue una multa de 23 millones de euros por vender casas protegidas a un precio por debajo de mercado en plena crisis económica.

El objetivo de este fondo buitre sería deshacerse de las 1.860 casas que le compró a EMVS. Este tipo de empresas invierten por un plazo que suele ser de seis o siete años para después vender los activos y beneficiarse de las plusvalías en el caso de que el mercado inmobiliario haya vivido una época que fuera al alza, como ha ocurrido en este caso. 

Blackstone adquirió este bloque de viviendas por 128,5 millones de euros y la incluyó en la socimi Fidere, que cotiza en bolsa desde 2015. Ahora sale al mercado con un valor de entre 150 y 200 millones. Esas residencias de protección pública estaban destinadas fundamentalmente a alquiler joven. En este tiempo -ya ha pasado casi una década desde su construcción- y con Blackstone como propietario, ya ha terminado el plazo de la protección pública, por lo que ya funcionan como vivienda libre y aumenta su valor. 

Este fondo buitre tiene casas, además de en la Comunidad de Madrid, en Catalunya, Andalucía, Canarias, Comunidad Valenciana, Castilla y León, Castilla-La Mancha y Murcia. La transacción de estos edificios se incluye en una cartera más amplia en la que también se incorporan oficinas, informa el diario económico, que, además, asegura que el valor conjunto del portfolio podría situarse entre 400 y 600 millones. A pesar de esta venta, este fondo buitre continuará invirtiendo en España