Público
Público

Bruselas avala los PGE de 2018 pero mantiene la vigilancia sobre España por déficit excesivo

La Comisión Europea cuestiona la subida de las pensiones en 2018 y 2019 acordada dentro de los Presupuestos porque  no afronta el reto de los ingresos que tendrán los futuros jubilados

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El vicepresidente de la Comisión Europea y comisario para el Euro y el Diálogo Social, Valdis Dombrovskis; la comisaria europea de Empleo, Asuntos Sociales, Capacidades y Movilidad Laboral, Marianne Thyssen; y el comisario europeo de Asuntos Económicos y Financieros, Pierre Moscovici, ofrecen una rueda de prensa para informar de la presentación del paquete de primavera del Semestre Europeo 2018. EFE/ Stephanie Lecocq

La Comisión Europea ha avalado este miércoles los Presupuestos Generales del Estado de 2018, al concluir que cumplen "en términos generales" con las reglas fiscales comunitarias, pero ha decidido mantener a España dentro del procedimiento por déficit excesivo de 2017 porque el déficit de las administraciones públicas fue inferior o igual al 3% del PIB.

"La Comisión Europea considera que el proyecto presupuestario actualizado cumple en términos generales con los criterios del Pacto de Estabilidad y Crecimiento, dado que las previsiones de primavera prevén que el déficit nominal de España esté por debajo del valor de referencia del 3% en 2018", ha informado el Ejecutivo comunitario en un comunicado. Sin embargo, Bruselas ha advertido que los presupuestos no cumplen ni el déficit nominal y el esfuerzo estructural pactado para este año.

"Adoptamos hoy una opinión de cumplimiento en general, lo que viene a confirmar que España pasará claramente por debajo del 3% (del PIB) de déficit este año", dijo el comisario europeo de Asuntos Económicos, Pierre Moscovici, en una rueda de prensa, al tiempo que señaló que la situación del país es un "signo" de la "normalización" económica en la eurozona.

No obstante, el Ejecutivo comunitario advirtió también de que no está previsto que el país cumpla "ni el objetivo de déficit ni el esfuerzo fiscal pedido en 2018" este año, para cuando España debería reducir su déficit público hasta el 2,2% del PIB, según lo acordado. Para la Comisión, los números rojos de las cuentas públicas serán del 2,7%, una décima más que lo previsto anteriormente y cinco décimas por encima de la meta pactada con la UE.

La Comisión pide a las autoridades españolas que "estén listas para tomar medidas" para asegurar que el presupuesto de 2018 esté totalmente en línea con las normas de disciplina fiscal.

Para 2019, Bruselas  recomienda al Gobierno un esfuerzo estructural equivalente al 0,65% del PIB, que corresponde a unos 7.000 millones de euros, "lo lo que es ligeramente más alto de lo que esperaríamos de los países en tiempos económicos normales, que normalmente es el 0,6% del PIB", dijo el vicepresidente de la CE para el Euro, Valdis Dombrovskis.

En el documento sobre el presupuesto español, la Comisión cuestiona la subida de las pensiones en 2018 y 2019 acordada dentro de los Presupuestos Generales por considerar que "pone en duda el compromiso" del país para reformar el sistema de pensiones, y porque no afronta el reto de los ingresos que tendrán los futuros jubilados.

El Ejecutivo comunitario señala que las pensiones españolas se encuentran "entre las más altas de la Unión Europea" en relación a los salarios y afirma que las reformas llevadas a cabo en 2011 y 2013 ayudaron a garantizar la sostenibilidad del sistema y la adecuación de las pensiones en el largo plazo. La subida del 1,6% este año y conforme a la inflación en 2019 que se introdujeron tras el pacto con el PNV, así como el aplazamiento de la introducción del factor de sostenibilidad, pondrían en cuestión estas reformas, según Bruselas.

Deficit excesivo

Por otro lado, la Comisión Europea ha recomendado sacar a Francia del procedimiento por déficit excesivo, pero no a España, que se convertirá en el único país de la UE bajo el brazo "correctivo" del Pacto de Estabilidad y Crecimiento.

España queda como el único país de los Veintiocho bajo el brazo "correctivo" del Pacto de Estabilidad y Crecimiento

El Pacto de Estabilidad y Crecimiento obliga a los Estados miembros a situar su déficit público por debajo del 3 % del PIB y Francia lo ubicó el año pasado en el 2,6%. "Es un momento importante para Francia. Es el fin de nueve largos años de procedimiento, un procedimiento que es doloroso, de esfuerzos presupuestarios que nunca son fáciles de imponer y soportar, pero que son necesarios", declaró el comisario Moscovici.

Si en 2011 veinticuatro países tenían procedimientos abiertos por déficit excesivo, cuando el Consejo de la Unión (los Estados miembros) apruebe la recomendación del Ejecutivo comunitario solo España seguirá bajo ese proceso.

Cada año antes del 15 de octubre los países de la eurozona deben presentar su borrador presupuestario para el ejercicio siguiente a la Comisión, que evalúa si se ajusta a las normas comunitarias y, en el caso de España y los países sujetos a un procedimiento por déficit, si está previsto que cumplan sus objetivos fiscales.

Sin embargo, el pasado octubre España remitió al Ejecutivo comunitario un borrador sin cambios de política, es decir, una prórroga de las cuentas de 2017, puesto que aún no había presentado los Presupuestos de 2018 al no poder garantizar los apoyos necesarios en el Congreso por la situación en Catalunya.

Finalmente, el Gobierno remitió a Bruselas el proyecto de Presupuestos Generales en abril, tras presentarlo en el Congreso y pendiente aún de su aprobación. ​