Público
Público
Únete a nosotros

Bruselas avisa a España de que el presupuesto para 2020 no asegura el ajuste exigido y el Gobierno le resta importancia

En una carta enviada a la ministra de Economía en funciones, Nadia Calviño, la Comisión Europea advierte de que el plan presupuestario no respetaría los requisitos comunitarios de ajuste del déficit estructural, control del gasto público y reducción de la deuda pública. 

Publicidad
Media: 1
Votos: 1

La ministra de Economía en funciones, Nadia Calviño, durante la clausura del X Encuentro del Sector Financiero organizado por KPMG, Expansión, American Express y Microsoft. / EFE

La Comisión Europea (CE) advirtió este martes al Gobierno español de que su plan presupuestario para 2020 conlleva un "riesgo importante" de desviarse del ajuste fiscal que exige Bruselas para 2020 y le pidió que envíe unas cuentas actualizadas tan pronto como el proyecto sea enviado al Congreso.

En una carta firmada por el vicepresidente económico, Valdis Dombrovskis, y el comisario de Asuntos Económicos, Pierre Moscovici y enviada a la ministra de Economía en funciones, Nadia Calviño, el Ejecutivo comunitario advierte de que el plan remitido el 15 de octubre no respetaría los requisitos comunitarios de ajuste del déficit estructural, control del gasto público y reducción de la deuda pública.

Bruselas señala que este proyecto conduce a una mejora del déficit estructural -sin tener en cuenta el ciclo económico-- equivalente al 0,1% del PIB, una cifra que "se queda corta" con respecto al esfuerzo estructural recomendado del 0,65%. La diferencia son unos 6.600 millones en ajustes que el futuro Gobierno tendrá que adoptar a través de más impuestos o menos gastos.

También destaca que el proyecto incluye un crecimiento nominal de la tasa de gasto público primario del 3,8% , que "excede" el incremento máximo recomendado por la UE, del 0,9%. "En general, estos elementos no parecen estar en línea con los requisitos de política presupuestaria" pactados entre la UE y España, expone la carta, que añade que "apuntan a un riesgo significativo de desviación en 2020 y a lo largo de 2019 y 2020 en conjunto".

Desde la Unión se ha invitado a las autoridades españolas a presentar "tan pronto como el borrador presupuestario para 2020 sea enviado al Congreso", un proyecto actualizado a la Comisión Europea y al Eurogrupo que "asegure el cumplimiento de las recomendaciones para España", cierra la misiva.

Montero niega que sea un "regañina"

La ministra de Hacienda en funciones, María Jesús Montero, ha negado que la Comisión Europea (CE) haya dado un tirón de orejas al Gobierno. En declaraciones en el Congreso, Montero ha dejado claro que las cuentas remitidas a Bruselas se presentaron a "política constante", es decir, sin incluir medidas adicionales de ingresos dado que se trataba de una prórroga presupuestaria, aunque sí contemplaban una partida mayor de gasto derivada de la revalorización de las pensiones y del aumento de los sueldos de los funcionarios.

Esta sería la razón por la que España no se cumple con el objetivo de déficit estructural comprometido con la UE, ha explicado la ministra, quien ha añadido que se enviará el proyecto de Presupuestos, con las nuevas figuras tributarias, una vez que sea aprobado por un nuevo Gobierno y presentado en el Congreso de los Diputados.

"Lo que hemos mandado es cómo se proyectaría el gasto y los ingresos si el presupuesto quedara prorrogado y sólo con la actualización de las pensiones y de los salarios públicos, y evidentemente el esfuerzo fiscal que se requiere con las nuevas figuras tributarias no se contempla", ha reiterado.

Montero ha incidido en que sin las nuevas figuras fiscales, que propondrá un nuevo Ejecutivo socialista, el déficit público para 2020 se situaría en el 1,7 % del PIB, "un déficit que no es el que quiere Bruselas, que exige mayor esfuerzo". Por eso ha dejado entrever que cuando se actualicen los ingresos fiscales y se remitan unas cuentas actualizadas se podría modificar la senda de déficit para los próximos años y el compromiso de reducción de la parte de déficit estructural.

"No es una regañina, es una constatación de que precisamente este país necesita un Presupuesto y para eso necesitamos un Gobierno a pleno rendimiento", ha dicho la ministra, tras reconocer que Bruselas "está preocupada y ocupada como el Gobierno español".

Lastra lo considera "algo menor y subsanable"

La portavoz socialista en el Congreso, Adriana Lastra, ha hecho una rápida valoración del toque de atención de la Unión Europea antes de entrar en la reunión de la Diputación Permanente, que ha considerado como "algo menor y subsanable", pese a que no había tenido tiempo a revisar la misiva antes de la reunión. 

La vicesecretaria general del Partido Socialista ha recordado que el borrador entregado a Bruselas "se basan en unos Presupuestos heredados" del año 2018, los últimos elaborados por el Ejecutivo presidido por Mariano Rajoy, prorrogados desde entonces por una situación de inestabilidad política que ha impedido la preparación de unas nuevas cuentas que se ajusten a las recomendaciones de la Unión.