Público
Público

ERE Caixabank pacta con los sindicatos 2.023 bajas voluntarias y miles de traslados

Las centrales y la dirección del banco alcanzan un acuerdo en el tramo final de la negociación previa a la presentación del ERE del que se descuelga CCOO al considerar excesivo que la empresa pueda mover trabajadores a distancias de hasta 75 kilómetros.

Publicidad
Media: 2.67
Votos: 3

Concentración de delegados sindicales de Caixabank, protestando contra el ERE, en la última junta de accionistas de la entidad catalana. EFE

La presión de los sindicatos en la mesa de negociación ha logrado que CaixaBank renuncie a poner nombre a los 2.023 empleados que dejarán la entidad en el ERE que va a presentar en los próximos días y, tras reducir el número de despidos en 134, ha aceptado transformar las salidas en un programa de bajas voluntarias.
No obstante, y aunque el acuerdo final rebaja de manera notable las pretensiones iniciales de la entidad, esta ha obtenido el aval para iniciar la transformación funcional de su red de oficinas y de sus servicios de atención al cliente.

Esta es la parte fundamental del acuerdo que, después de tres días de intensas negociaciones en el tramo final de los contactos previos a la formalización del expediente, quedó hilvanado la noche del martes y acabó siendo cerrado este miércoles a mediodía, en la última jornada del periodo anticipado de consultas.

El acuerdo final no tiene el apoyo de CCOO, el sindicato con mayor presencia en el comité de empresa, aunque sí el de la mayoría de los representantes de los trabajadores. Comisiones Obreras considera excesiva la posibilidad de ejecutar traslados de trabajadores hasta a 75 kilómetros de distancia de sus actuales puestos de trabajo.

El ajuste de plantilla, lanzado por la entidad tras obtener en 2018 unos beneficios cercanos a los 2.000 millones de euros tras consolidarse como el banco más rentable en España, abre un nuevo formato en un sector bancario que, tras la oleada de fusiones, comienza a cambiar el modelo de negocio con el fin de captar más clientes y elevar sus ingresos.

Traslados de hasta 75 kilómetros

La escala de indemnizaciones incluye el pago del 57% del salario regulado, hasta los 63 años para los de más de 54 y durante ocho años (más una prima de 38.000 euros) para los de 52 y 53, manteniendo en ambos casos las aportaciones a los planes de pensiones y la póliza sanitaria. Los menores de 52 años que opten por salir de la entidad recibirán una indemnización de 45 días por año trabajado, con un tope de 42 mensualidades, y una prima de 13.000 a 23.000 euros.

La indemnizaciones incluyen el pago del 57% del salario  hasta los 63 años para los mayores de 54

Junto con la rebaja del número de despidos y la aceptación de la voluntariedad, el principal escollo en la negociación se centraba en la movilidad de los trabajadores.

Caixabank, que inicialmente pedía carta blanca para ejecutar traslados de hasta cien kilómetros para “cubrir desajustes de plantilla”, ha aceptado reducir la distancia máxima a 75 kilómetros (el triple de lo que contempla el actual convenio) y primar a los voluntarios para moverse entre 26 y 50 kilómetros con 9.000 euros en tres años y con 18.000 a quienes se ofrezcan para desplazarse a puestos situados a entre 51 y 75 de los que ahora ocupan.

En el caso de traslados forzosos, a esas indemnizaciones se les añade otra de 2.700 euros prorrateada en tres años.

El nuevo modelo del negocio

Finalmente, la empresa ha cedido en varios puntos relacionados con su nuevo modelo comercial, como retirar la apertura de las oficinas la tarde de los martes y la exigencia de dos jornadas vespertinas por semana para los gestores comerciales.

Sin embargo, como contrapartida, podrá ampliar en 340 y en 70, respectivamente, la red de oficinas store, que no podrán ser más de la mitad de las de la provincia, y las bussines. Y también ha mantenido la asignación de 2.000 gestores comerciales a los servicios in touch, que atienden telemáticamente a los clientes hasta las 18.30 horas.

La cobertura de las oficinas in touch y la de las plazas no amortizables que queden vacantes tras las salidas voluntarias serán cubiertas con personal de la entidad a través de los procesos de movilidad, primero en fase opcional y, si tras esta sigue habiendo huecos, de manera forzosa con el límite de 75 kilómetros de distancia al puesto actual.

Esos eran, junto con el recorte de la plantilla, los dos puntos clave de la reorientación del negocio, ya que suponen ir dejando atrás el modelo tradicional de sucursales para extender el de atención directa y telemática al cliente que ha comenzado a desarrollar en las principales ciudades.