Público
Público

Calviño descarta un "efecto contagio" de la situación de Italia en España

El Eurogupo muestra su preocupación por el presupuesto italiano y pide al Gobierno de Giuseppe Conte unas cuentas sostenibles y creíbles, después de anunciar un aumento de su déficit público

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente del Eurogrupo y ministro de Finanzas portugués, Mario Centeno, conversa con la ministra de Economía, Nadia Calviño, antes de la reunión del Eurogrupo en Luxemburgo. EFE/ Julien Warnand

La ministra de Economía , Nadia Calviño, seguró este lunes que las finanzas de España son sólidas y el país no está preocupado por cualquier impacto negativo procedente de los nuevos planes presupuestarios de Italia. "No hay duda de nuestro compromiso para reducir el déficit público y la estabilidad de nuestra deuda pública", dijo Calviño a periodistas antes de una reunión con sus homólogos de la Eurozona en Luxemburgo.

La ministra dijo que que sigue "con muchísima atención" la situación en Italia y la evolución de los mercados financieros, después de que el Gobierno de Giuseppe Conte se haya fijado un déficit público del 2,4% para los próximos tres años, muy por encima de los objetivos previstos por el anterior Ejecutivo (0,8 % en 2019 y 2020, y 0,2 % en 2021), al tiempo que ha advertido de que "a nadie beneficia que se desencadene un episodio de inestabilidad financiera".

Calviño negó que un eventual enfrentamiento de Bruselas con Roma pueda endurecer la evaluación que hará la Comisión Europea del borrador presupuestario español que el Gobierno envíe el próximo 15 de octubre.

"Pienso que las reglas son claras, la recomendación que se ha dado a España está también muy clara. Nuestra senda y nuestra propuesta de marco presupuestario para el año próximo está perfectamente encuadrada con las normas comunitarias y no espero una actitud ni más dura ni más laxa", respondió la ministra cuando ffue preguntada por esta posibilidad.

El presidente del Eurogrupo y ministro de Finanzas portugués, Mario Centeno, el ministro de Economía francés, Bruno Le Maire, el italiano, Giovanni Tria, y el comisario de Asuntos Económicos, Pierre Moscovici, conversan antes de la reunión del Eurogrupo en Luxemburgo. EFE/ Julien Warnand

Tras la reunión de los ministros de la Eurozona, el presidente del Eurogrupo, el portugués Mário Centeno, dijo que los países de la moneda única están preocupados por el presupuesto en Italia y que el país debe mostrar "que tiene un presupuesto sostenible y creíble".

Centeno señaló que, si bien la situación en Italia no estaba en la agenda del encuentro, el ministro italiano de Economía, Giovanni Tria, explicó a sus socios las "recientes decisiones" del Ejecutivo de Roma y su "estrategia presupuestaria".

Precisó, no obstante, que las negociaciones en Italia continúan y que el país debe presentar un borrador de presupuesto completo para 2019 antes del 15 de octubre a la Comisión Europea. Será entonces cuando esta haga su evaluación definitiva y los ministros vuelvan a abordar la cuestión. "Todos sabemos lo que está en juego. Todos estamos unidos por el euro y necesitamos políticas sólidas para protegerlo", incidió el presidente del Eurogrupo.

Por su parte, el comisario europeo de Asuntos Económicos, Pierre Moscovici, señaló que, a falta de la evaluación final, ya se sabe que Roma prevé elevar su déficit al 2,4 % del PIB en 2019 y mantenerlo en esa cota en 2020 y 2021 y que el Gobierno italiano "conoce bien lo que eso significa".

Moscovici había anticipado a su llegada al encuentro que, a la vista de estas cifras, Italia incumpliría las normas europeas de disciplina presupuestaria contenidas en el Pacto de Estabilidad y Crecimiento.

El comisario recordó, además, que Italia es el segundo país con la mayor deuda en relación a su PIB (en torno al 130 % de su PIB), solo superada por Grecia, y el único Estado con un presupuesto expansivo.

No obstante, insistió en que necesitan esperar al borrador presupuestario completo para hacer una evaluación, en particular, para conocer el ajuste en el déficit estructural (el que mide el desvío sin tener en cuenta el ciclo económico). Este indicador es la referencia para los países que, como Italia, tienen un déficit nominal por debajo del 3 % considerado excesivo, pero aún deben reducir su deuda pública y mantener el gasto público bajo control.