Público
Público

Correos Correos niega discriminación de género en sus últimas bolsas de empleo eventual

La compañía pública responde a la información de 'Público' que recogía que 1.675 trabajadores eventuales con más de 2,5 años de experiencia en la empresa se quedaron fuera de las bolsas de trabajo tras un cambio en los criterios de selección. De ellos, 1.257 eran mujeres, frente a 418 hombres.

Una oficina de Correos.- EUROPA PRESS

jairo vargas

Correos ha negado este viernes en un comunicado que haya incurrido en discriminación de género en la convocatoria de las últimas bolsas de empleo eventual, del pasado 2017. Así ha respondido la empresa pública a la noticia de Público que recoge que 1.675 trabajadores eventuales con más de 2,5 años de experiencia en el puesto se quedaron fuera de las bolsas tras un cambio en los criterios de selección de las bases de la convocatoria. De ellos, 1.257 eran trabajadoras eventuales, frente a 418 hombres.

En su comunicado, Correos insiste en que "mantiene un compromiso constante e inequívoco en materia de igualdad" que renovó en su Acuerdo Plurianual 2018-2020. También recuerda que, en 2018, "el porcentaje de mujeres en los puestos operativos, que son los afectados por las Bolsas de Empleo, ascendió al 52,44%", y que "del total de integrantes de las Bolsas vigentes, el 47,86 % eran mujeres".

Según la compañía estatal, "la convocatoria por la que se constituyeron las Bolsas, se desarrolló bajo los principios de igualdad, mérito y capacidad y sus bases fueron previamente negociadas con los sindicatos firmantes del Convenio, más del 80% de la representación sindical de la Compañía", tal y como Público recoge en su información.

Además, Correos insiste en que la formación "fue un mérito más, no único ni definitivo", ya que ésto "fueron muy variados" porque "al tratarse de una convocatoria pública, la universalidad de la misma debe garantizar la posibilidad de acceder a las Bolsas, no solo a quienes han trabajado previamente en la Compañía, sino también a los ciudadanos no vinculados a Correos".

Según los datos facilitados por el Gobierno, 1.169 personas ajenas a la empresa accedieron a un puesto eventual sin tener ningún mérito por antigüedad, es decir, que accedieron a este puesto gracias a la mayor puntuación otorgada a factores como contar con un título universitario y/o haber realizado cursos de formación ofertados por los grandes sindicatos (CCOO y UGT) para sus afiliados, ya que al no ser trabajadores de la empresa no podían acceder a estos cursos de otra forma.

Al mismo tiempo, el sindicato CGT denunciaba que, al tratarse de trabajadores temporales, no todos los solicitantes que ya había trabajado en Correos pudieron acceder a los cursos, ya que se debe ser empleado de la empresa para poder recibirlos a través de las convocatorias de la propia compañía. "En todo caso, cabe señalar que los Programas Formativos de 2017 incluyen acciones que los trabajadores tuvieron oportunidad de realizar en programas formativos anteriores", alega Correos en su comunicado.

Público en ningún momento indicaba que Correos fomentara criterios machistas en la selección de su personal eventual. Tan sólo informaba de que las consecuencias de los cambios en los criterios de selección iban a afectar sobre todo a un perfil concreto: mujeres de más de 40 años y con escasa o ninguna formación, un perfil mucho más afectados por la temporalidad laboral en general que el masculino y que no ha tenido, en términos generales, la posibilidad de cursar estudios universitarios hasta hace pocas generaciones.