Público
Público
laboral coronavirus

Críticas al plan de Justicia que prevé trabajar en agosto porque genera desigualdad y dificultad para conciliar

El ministerio prevé declarar hábiles todas las actuaciones judiciales los días 11 del 31 de agosto, sin contar sábados y festivos. Muchos abogados creen que esta medida afecta de forma directa a los pequeños bufetes y abogados autónomos.

Justicia española
El Gobierno pretende aprobar un plan de choque en materia de Justicia con el fin de restablecer la actividad judicial.

El pasado domingo se conocía la intención del Gobierno de aprobar un plan de choque en materia de Justicia con el fin de restablecer la actividad judicial tras el fin del estado de alarma y de paliar el impacto que tendrá la pandemia en los juzgados.

Entre las medidas que se contemplan en el plan del Gobierno, se encuentra declarar hábiles para todas las actuaciones judiciales los días 11 del 31 de agosto, sin contar sábados y festivos. Algo que no ha sentado nada bien a muchos abogados ya que esta medida afecta de forma directa a los pequeños bufetes y abogados autónomos.

Desigualdad para abogados y pequeños bufetes

La desigualdad entre grandes empresas de abogacía y pequeños bufetes o abogados autónomos a la hora de trabajar durante el mes de agosto queda patente con esta medida ya que las grandes empresas podrán cubrir las actuaciones que se efectúen durante este periodo, mientras que los abogados autónomos se quedarán sin vacaciones puesto que todo el año pasaría a ser hábil.

A ello hay que añadir que estos grandes despachos de abogados aglutinan la mayor parte de beneficios económicos y por lo tanto de procesos judiciales.

"Los que dependen de facturar el mes de agosto no están en las mismas condiciones que las grandes empresas, ya que de dicha facturación dependen las facturas de su casa y el poder comer", explica el abogado laboralista Raúl Martínez.

El establecer que se trabaje durante el mes de agosto no es lo único que beneficia a las grandes empresas. El hecho de que los funcionarios trabajen en turnos de mañana y tarde para no coincidir en la oficina también hace que los pequeños despachos y los abogados autónomos jueguen con una clara desventaja, ya que necesitan tiempo para prepararse los juicios. Tiempo que siempre han sacado por la tarde ya que no había vistas.

"Nosotros ya trabajamos por las tardes estudiando juicios y atendiendo clientes y si tenemos señalamientos por la mañana y por la tarde, también tendremos que trabajar los fines de semana", añade la abogada laboralista Alejandra Gutiérrez.

Un problema que ya venía de lejos

El judicial es una de las patas del sistema que más necesita una reforma, pero esta nunca llega. Algo que tiene como consecuencia que la Justicia española sea lenta y esté ahogada, sobre todo en algunas jurisdicciones en las que tienen que pasar meses, incluso años para el señalamiento de un juicio. Por lo que muchos abogados se inclinan a pensar que esta medida es un parche más en un sistema que necesitaba medidas urgentes desde hacía años.

Falta de conciliación

Otro punto por el que una gran parte de abogados y abogadas se opone a esta parte del plan del Gobierno es por la escasa o nula conciliación que les dejará, ya que el tener que pasar juicios por la mañana y por la tarde no les va a quedar tiempo para conciliar con su familia.

Además la conciliación peligra por el retraso de los juicios, ya que, en algunas jurisdicciones, muchos de ellos empiezan una o dos horas más tarde de la hora prevista.

Hasta ahora, los juicios solo se celebraban por la mañana, pero si se tienen que realizar también por la tarde y los abogados y procuradores tienen que pasar ese tiempo esperando a entrar en sala, es tiempo que no pasan con sus familias.

"Imagínate que te llaman a juicio a las seis de la tarde y entras a las siete, habiendo trabajado toda la mañana… esos horarios son terribles para conciliar", cuenta la abogada Alejandra Gutiérrez García.

Derecho al descanso

Es posible que el derecho al descanso se vea vulnerado si se habilitan juicios por la mañana y por la tarde, ya que los funcionarios podrán optar de forma voluntaria a trabajar durante esta temporada, mientras que los abogados y procuradores no.

"Los abogados autónomos y los pequeños despachos nunca hemos tenido derecho al descanso porque del trabajo dependen nuestros ingresos. Hay que tener en cuenta que, hasta ahora, como no se pasaban juicios por la tarde, el trabajo que no se hiciesen en sala lo podíamos hacer después de pasar juicio. Ahora, si se pasan juicios por la mañana y por la tarde, la única opción para hacer el resto de trabajo son los fines de semana o las noches, por lo que el derecho al descanso se ve totalmente vulnerado", añade Gutiérrez.

Además, preocupa que estas medidas se instalen de forma no temporal y que los derechos de abogados y procurados se vean mermados de forma permanente.

El Consejo General de la Abogacía Española en contra

El Consejo General de la Abogacía Española, integrado por los distintos Consejos Autonómicos, los 83 Colegios de Abogados de España y la Confederación Española de la Abogacía Joven, han manifestado en una nota de prensa el rechazo y oposición a las medidas, asegurando que estas serán ineficaces y perjudicarán a la buena marcha de la Administración de Justicia.

A ello, ha añadido que declarar hábil el mes de agosto va a suponer una mayor distorsión, ya que difícilmente se puede desarrollar una actividad normal si coincide con un periodo vacacional de jueces magistrados y fiscales letrados de la administración de justicia como funcionarios y resto de personal, que, además, se extendería antes y después del mes de agosto.

Más noticias de Economía