Público
Público

La debilidad de las divisas británica y brasileña impacta en los resultados de Telefónica del segundo trimestre

La operadora fía al flujo de caja y a la venta activos, como la participación en O2, para mantener el dividendo en 0,75 euros

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El logo de Telefonica en uno de sus edificios en de su complejo de Las tablas, en la zona norte de Madrid. REUTERS/Juan Medina

MADRID.- Telefónica confía en que la mejoría en el flujo de caja durante la segunda mitad del año y las ventas de activos le permitan cumplir un doble objetivo: pagar un dividendo de 0,75 euros por acción y reducir sus más de 52.500 millones de euros de deuda.

Apenas cinco meses después de que el ex presidente César Alierta afirmara que el dividendo estaba asegurado para los próximos 5 ó 10 años, su sucesor, José María Álvarez-Pallete dejó abierta la puerta a una revisión incluso a finales de año. "El nivel actual del dividendo es confortable y podemos hacer las dos cosas: mostrar que podemos desapalancarnos y que el dividendo de 75 céntimos es compatible y sostenible a este nivel", dijo Pallete. "A finales de año lo volveremos a revisar pero esas son las tendencias que vemos ahora", agregó.

Tras unos resultados que decepcionaron al mercado y mostraron debilidad, salvo en Alemania y España, por el negativo efecto divisa, Telefónica confía en acelerar su generación de caja hasta final de año desde los 815 millones del primer semestre.

Ya que esto no parece suficiente para cumplir con su pretensión de reducir deuda y mantener dividendo, Telefónica ofreció al mercado más alternativas para los próximos meses: colocar en bolsa o a un privado una participación minoritaria de O2 y vender su filial de infraestructuras Telxius.

La emisión de bonos híbridos, una opción que se manejaba hasta la fecha, ha perdido atractivo por su alto coste financiero en el actual contexto de mercado, explicó el director del área Ángel Vilá.

La primera vez que Telefónica anunció al mercado su objetivo de reducir el apalancamiento a 2,35 veces Oibda fue en sus resultados de 2014. Quería acabar 2015 con ese ratio y se fijaba esa misma ambición para 2016.

Tras incumplirlo en 2015, meses después, al frustrarse la venta de O2, el grupo sugirió que el ratio, una medida en la que las agencias insisten para mantener el rating, era un "objetivo a medio plazo", pese a que se trataba formalmente todavía de un meta para 2016.

Ahora, con un apalancamiento de 3,2 veces y tras constatar que no podrá bajar su deuda hasta ese nivel, deja para finales de 2017 la consecución del objetivo.

Sube autocartera

Telefónica remitió junto con sus resultados un amplio informe que revisa las cuentas de los últimos seis meses. En él, el operador informó que ha realizado compras de acciones para autocartera hasta elevarla hasta el 4,23% del capital desde el 3,29% que mantenía a principios de año.

A precios de mercado, la autocartera está valorada en más de 1.800 millones de euros. El consejo decidirá en el segundo semestre si amortiza un 1,5 por ciento del capital.

El grupo informó asimismo que la venta del 1,35 por ciento de China Unicom el pasado 10 de julio por unos 322 millones de euros, le supondrá un impacto contable negativo de 123 millones de euros y que la participación remanente del 1 por ciento queda como "mantenida para la venta".

El grupo ha venido reduciendo su participación en la compañía asiática paulatinamente, aunque mantiene una alianza estratégica con la firma.