Público
Público

Diez años de la quiebra de Lehman Brothers Las ayudas públicas aúpan el beneficio de la gran banca: gana ya casi un 18% más que antes de la crisis

Diez años después, los beneficios de Santander, BBVA, Caixabak, Bankia, Sabadell y Bankinter rondan los 25.000 millones.

Publicidad
Media: 5
Votos: 5

Logos de los seis grandes bancos (Banco Santander, BBVA, Caixabank, Bankia, Banco Sabadell y Bankinter) en sus sucursales. EFE/REUTERS/E.P.

Un decenio después del estallido de la crisis financiera, cuyo detonante fue la quiebra de Lehman Brothers en septiembre de 2008, a los seis grandes grupos bancarios españoles les van las cosas aun mejor que antes.

Sus beneficios sumaron 24.778,3 millones de euros en 2017, último ejercicio cerrado, lo que supone un 17,8% por ciento más que aquel año.

De esos seis grupos (Santander, BBVA, Caixabank, Bankia, Sabadell y Bankinter) sólo uno ganó menos que en 2008. Se trata de Bankia, resultante de la absorción por Caja Madrid de media docena de entidades más pequeñas (Bancaja, Caja Canarias, Caja Ávila, Caixa Laietana, Caja Segovia y Caja Rioja).

Los beneficios de Bankia ascendieron a 549,4 millones de euros en 2017, frente a los 1.036,5 millones que ganó Caja Madrid en 2008. La entidad está saliendo todavía de su propia crisis, que obligó a intervenir al Estado y a inyectarle 24.000 millones de euros de dinero público, parte de los cuales están por devolver.

El otro gran banco procedente de una caja, Caixabank, antigua La Caixa, sí ha visto creer sus beneficios en este tiempo; concretamente, de 1.244 a 1.568,3 millones de euros (+26,1%). Dentro del proceso de concentración vivido por el sector financiero español durante los últimos años, Caixabank se quedó con Banca Cívica, el Banco de Valencia y otras entidades menores.

La mayor mejora en términos relativos desde 2008 la han experimentado, paradójicamente, los dos bancos más pequeños entre los grandes: Sabadell y Bankinter. El primero ganó 848,2 millones de euros en 2017 (+226,5%) y el segundo, 677,1 millones (+102,2%), aunque con estrategias de crecimiento diferentes.

Sabadell optó por la vía rápida, comprando el Banco Guipuzcoano, la Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM), el Banco Gallego y el negocio del Banco Mare Nostrum en Catalunya y Aragón. Bankinter, en cambio, prefirió crecer por sí solo, si bien en 2015 adquirió el negocio minorista de Barclays en Portugal.

Los dos gigantes de la banca española, mientras tanto, aumentaron sus beneficios más moderadamente. Santander pasó de 11.229,7 a 12.088,7 millones de euros (+7,6%) y el BBVA, de 6.926,1 a 6.931 millones (+0,1%). En la reestructuración del sector financiero, el Santander se hizo con el Popular y BBVA con Unnim Banc y Catalunya Banc.

En general, el proceso de adquisición de entidades con problemas por parte de grandes bancos ha contado con el apoyo del Estado, que las ha saneado previamente y/o ha dado garantías a los compradores frente a los quebrantos que pudieran aflorar en el futuro. El coste del proceso para las arcas públicas ronda ya los 60.000 millones, sin contar los beneficios fiscales.