Público
Público

Draghi dice que BCE no variará su rumbo a pesar del debilitamiento de la zona euro

El banco central de la Eurozona mantiene los tipos de interés en el 0% y las compras de deuda hasta finales de diciembre.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente del BCE, Mario Draghi, durante la rueda de prensa tras la reunión del Consejo de Gobierno de la entidad, en su sede en Fráncfort. REUTERS/Kai Pfaffenbach

Los últimos datos sobre la evolución de la economía de la Eurozona sugieren una ralentización "algo mayor de lo esperado", aunque la situación continúa apoyando las perspectiva de crecimiento e inflación, según ha señalado el presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, que ha calificado de "equilibrados" los riesgos para la economía del bloque, alejando así la posibilidad de cualquier variación en la política del instituto emisor.

"La información recibida, aunque algo más débil de lo esperado, sigue siendo en general consistente con una amplia expansión de la economía y un incremento gradual de las presiones inflacionistas", ha dicho Draghi.

Ante una inminente guerra comercial global, el riesgo mayor de un Brexit duro y una menor producción industrial en verano, la economía de la zona euro ha tenido una evolución peor de lo esperado, lo que aumentaría las dificultades del BCE para retirar los estímulos al bloque. "Hablamos de un impulso más débil no de recesión", ha señalado en la rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo de Gobierno del BCE, que mantuvo sin cambios los tipos de interés y su plan para terminar su programa de compras a final de año.

Una periodista pide la palabra en la rueda de prensa del presidente del BCE. REUTERS

El BCE ha mantenido el tipo de interés de referencia para sus operaciones de refinanciación en el 0%, mientras que la tasa de la facilidad de depósito continuará en el -0,40% y la de la facilidad de préstamo en el 0,25%. Los tipos de interés se mantendrán en esos niveles "hasta al menos durante el verano de 2019", según ha vuelto a subrayar la autoridad monetaria.

Según ha confirmado, mantendrá el ritmo previsto del programa de compras de activos. En este sentido, la entidad presidida por Mario Draghi comprará un volumen 15.000 millones de euros al mes, que mantendrá hasta finales de diciembre, cuando terminarán, según han recalcado. "El Consejo de Gobierno prevé que, siempre que los nuevos datos confirmen las perspectivas de inflación a medio plazo, las compras netas cesen a partir de entonces", ha explicado.

Además, ha añadido que el BCE planea "reinvertir" la mayoría de la deuda que vaya venciendo durante un "período prolongado" tras el final de las compras netas de activos, especificando que será "durante el tiempo que sea necesario" para "mantener" las condiciones de liquidez y un "amplío grado" de acomodación monetaria.

Cree que Roma y Bruselas llegarán a un acuerdo

Draghi, además, ha expresado su confianza en que el Gobierno de Italia y la Comisión Europea serán capaces de llegar a un acuerdo sobre las diferencias respecto de los presupuestos del país transalpino, aunque ha advertido de que carece de "una bola de cristal" y el mandato del instituto emisor consiste en la estabilidad de precios y no en la financiación de países.

"No es nuestro trabajo. Es una cuestión fiscal y el papel del banco central no es el de mediador", ha añadido.

En este sentido, el presidente del BCE ha señalado que la entidad dispone del programa OMT, la herramienta específica para abordar la situación de países específicos en dificultades, pero que conlleva el sometimiento a un programa de reformas del Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE).

Asimismo, Draghi ha recomendado a Roma que si realmente están preocupados por el repunte de los diferenciales de la deuda italiana en los mercados, donde se han acercado incluso a los de Grecia, deberían "rebajar el tono y no cuestionar la existencia del euro, así como aplicar políticas que lleven a la reducción del diferencial".