Público
Público

Emergencia sanitaria La economía española ya está en recesión: el PIB cayó un 17,8% en el segundo trimestre de 2020

Entre abril y junio, un periodo marcado por el estado de alarma, el consumo de los hogares se desplomó el 20,4% y la inversión, un 21,5%. En comparación interanual el desplome llega al 21,5% y supone multiplicar casi por cinco la segunda mayor caída de la historia, que fue del 4,4 % en segundo trimestre de 2009.

Fábrica de armas en Trubia (Asturias)
Imágenes de trabajadores de la planta de la Fábrica de Armas de Genaral Dynamics en Asturias.

público | efe

La economía española se desplomó en el segundo trimestre del año con un hundimiento del 17,8% del PIB. Aún así, esta cifra es mejor de lo que se esperaba en un principio ya que el Instituto Nacional de Estadística (INE) calculó una caída del 18,5% del PIB en el adelanto de cifras que ofreció el pasado 31 de julio.

Esta caída, la mayor desde que comenzó la serie del INE en 1970, se intensificó respecto a la contracción del 5,2% del primer trimestre del año e implica, técnicamente, la recesión de la economía española al encadenar dos trimestres consecutivos de descensos.

El INE explica que cuando calculó el dato hace casi dos meses, la mayoría de los indicadores sobre la evolución económica ofrecían resultados hasta mayo, por lo que el resto de la información la obtuvo de fuentes adicionales a las habitualmente empleadas y estimaciones de indicadores basados en datos administrativos, como recomienda Eurostat.

La evolución del PIB entre abril y junio es consecuencia de una contribución negativa de la demanda nacional (consumo e inversión) de 16,1 puntos y de la demanda externa (exportaciones e importaciones) de 1,7 puntos.

En el segundo trimestre el año, un periodo marcado por el estado de alarma y, una parte, por la parálisis de la economía, el consumo de los hogares se desplomó el 20,4%; la inversión, un 21,5%; la inversión en vivienda y construcción, un 22,6%; y la inversión en bienes de equipo, un 28,6%.

Por el contrario, el gasto en consumo de la administraciones públicas creció un 0,3%, un punto menos que el trimestre anterior, pero aún encadena catorce trimestres al alza, y las instituciones sin ánimo de lucro, un 0,2%, tras dos trimestres de caídas.

En un contexto de paralización de la actividad y cierre de fronteras, también se desplomaron las exportaciones (33,4%) y las importaciones (29,5%).

El único sector económico que se mantuvo en positivo en el segundo trimestre fue la agricultura, que creció el 3,6% trimestral, mientras que la industria se hundió un 19,1%; los servicios, un 18,3%; y la construcción, un 21,9%.

Dentro de los servicios solo avanzaron las actividades financieras y de seguros, un 0,9%, mientras que el comercio, transporte y hostelería registró la mayor contracción, del 39,6%.

El empleo medido en horas trabajadas cayó un 21,7%, un descenso superior a la destrucción de puestos de trabajo equivalentes a tiempo completo, que disminuyeron un 17,7%.

En comparación interanual el desplome del PIB llega al 21,5%, frente a la caída del 4,1% del trimestre precedente, y supone multiplicar casi por cinco la segunda mayor de la serie, que fue del 4,4 % en segundo trimestre de 2009.

También en comparación anual, las horas trabajadas caen un 24,9% y el empleo cede en 3,38 millones de puestos de trabajo equivalentes a tiempo completo respecto al segundo trimestre de 2019, lo que supone un descenso del 18,4%.

Más noticias de Economía