Público
Público

EEUU sube los tipos de interés por tercera vez en el año y pone fin a la era de relajación monetaria

La Reserva Federal sitúa el precio del dinero en una rango de entre 2% y 2,25% ante la buena salud de la economía estadounidense

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La sede de la Reserva Federal, el banco central de EEUU, en Washington. REUTERS/Chris Wattie

La Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos subió este miércoles los tipos de interés en 25 puntos básicos al rango de entre 2 % y 2,25%, su mayor nivel en una década, ante la buena salud de la economía estadounidense, en lo que supone el tercer alza en lo que va de 2018, y marca el final del nivel "acomodaticio" del precio del dinero que ha utilizado para apoyar a la economía estadounidense desde el inicio de la crisis.

El lenguaje del comunicado de la Fed ha incluido esa definición de nivel "acomodaticio", en referencia a la relajación de sus políticas monetarias, como un elemento básico en su estrategia en los últimos años, aunque sus responsables han señalado recientemente que está desactualizada y probablemente se eliminará.

El Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC) de la Fed ha concluido, tras el cónclave celebrado entre el martes y el miércoles, que los "incrementos graduales" serán consistentes y apoyarán la expansión de la actividad económica y las condiciones del mercado laboral, lo que deja la puerta abierta a un cuarta subida del precio del dinero en su reunión final del año en diciembre.

"Este es un bastante buen momento de la economía estadounidense", dijo Jerome Powell, presidente la Fed en rueda de prensa, quien anunció que a partir del próximo año comparecerá ante los periodistas tras cada encuentro, y no cada dos, como era habitual hasta ahora.

El presidente de la Reserva Federal (el banco central de EEUU), Jerome Powell, durante la rueda de prensa posterior a la reunión del Comité de Mercado Abierto, que ha decidido una nueva subida de los tipos de interés. REUTERS/Al Drago

El banco central norteamericano ha  mostrado su optimismo acerca de la salud de la economía estadounidense con la revisión al alza de sus previsiones de crecimiento al 3,1% para este año, frente al 2,8% calculado en junio. Por su parte, el índice de desempleo seguirá en niveles cercanos al pleno empleo, con un 3,7% estimado para finales de este año, una décima por encima de lo anticipado en junio, y un 3,5% para 2019.

Powell apuntó gran parte de la responsabilidad de este auge al "impulso" dado por el enorme recorte de impuestos para las empresas y, en menor medida, para los trabajadores, lanzado por el presidente estadounidense, Donald Trump.

Una vez más, el presidente del organismo eludió implicarse en los posibles efectos del agresivo proteccionismo comercial impulsado por el presidente Trump, pese a que varios documentos de la Fed recogen preocupación en el sector empresarial.

"Me preocupa dónde nos lleven" estas disputas comerciales, indicó Powell, quien consideró que si es hacia a un descenso de los aranceles en todo el mundo tendrá beneficios. "Si lleva a un mayor proteccionismo eso va a ser negativo para la economía de EE.UU. y los trabajadores y familias, así como para otras economías", explicó a los periodistas.

Trump dice que no está "contento" con la subida

Por su parte, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo no estar "contento" con la tercera subida de tipos de interés de la Reserve Federal (Fed) en 2018. "Estoy preocupado por el hecho de que parece que les gusta subir las tasas de interés", afirmó durante una rueda de prensa en Nueva York, en los márgenes de la Asamblea General de las Naciones Unidas.

"Ellos la suben, y ellos las suben porque estamos haciéndolo tan bien. Estamos haciéndolo mucho mejor de lo que nadie pensó", añadió.

El mandatario consideró que, bajo la Presidencia de Barack Obama (2009-2017) el dinero de la Fed era de "juguete" porque la Fed durante un periodo bajó los tipos de interés a la horquilla de entre el 0% y el 0,25%, de forma que el precio del dinero era mucho más bajo que ahora.

Más noticias de Economía