Público
Público

Los empleados del metro de Barcelona mantienen la huelga para el miércoles

La negociación se ha roto tras más de seis horas de reunión. Metro ve inasumibles las peticiones y los huelguistas reclaman aplicarlas ya. 

Publicidad
Media: 5
Votos: 1

Usuarios del Metro de Barcelona esperan en el andén de la estación de Plaza España la llegada de un convoy. / QUIQUE GARCÍA (EFE)

BARCELONA.- Los trabajadores del Metro de Barcelona y la empresa no han conseguido un acuerdo que evite la huelga del miércoles, pese a las más de seis horas en que lo han intentado tras la huelga del lunes coincidiendo con el Congreso Mundial de Móviles.

El desacuerdo ha quedado claro a la salida de la reunión en la Secretaría de Trabajo de la Generalitat —que ha sido mediadora—, donde han negociado entre las 20.30 y las 03.00 horas aproximadamente.

El portavoz del comité de huelga, Óscar Sánchez, ha declarado a los periodistas que la empresa descarta que un eventual acuerdo entre en vigor hasta que se firme el convenio colectivo, mientras que los trabajadores querrían aplicarlo inmediatamente al desconvocarse la huelga: "No se puede firmar un acuerdo que no se sabe cuándo entrará en vigor".

Sin embargo, el director de Metro, Marc Grau, ha declarado poco después a la prensa que la empresa estaría dispuesta a aplicar de forma inmediata algunas medidas. Grau ha asegurado que "las propuestas planteadas superaban con creces la capacidad legal y presupuestaria, prácticamente tres puntos" por encima del 1% que marcan los Presupuestos Generales del Estado, y ha insistido en que no han alcanzado un acuerdo pese a la voluntad y las cesiones de la empresa.

Ha explicado que el principal escollo han sido las medidas económicas, y que la propuesta que han defendido esta vez los sindicatos en la reunión era distinta a la que habían planteado inicialmente, porque incluía "términos que no se habían abordado en reuniones anteriores o que habían sido rechazados". "La distancia entre las dos partes en este momento es muy compleja de salvar y, desgraciadamente para los trabajadores y los ciudadanos, no ha sido posible levantar la huelga", ha lamentado, aunque reitera la voluntad negociadora de la empresa.

Minutos antes, Óscar Sánchez ha dicho que "la negociación está rota" y ha dado casi por hecha la huelga del miércoles, teniendo en cuenta también que los huelguistas ven cada vez menos tiempo para convocar las asambleas que deberían ratificar un acuerdo. "No nos ha quedado otro remedio que dar otra vez por cerrada" la negociación, y ha explicado que el miércoles se concentrarán en la plaza Sant Jaume a partir de las 10.00 horas, además de convocar próximamente una asamblea para abordar futuras actuaciones, que podrían incluir nuevas movilizaciones.

La reunión se ha celebrado desde las 20.30 horas del lunes, tras una manifestación de los trabajadores que ha recorrido el centro de Barcelona, durante una jornada de huelga que ha tenido servicios mínimos del 50% en las horas punta y del 30% el resto del día.