Público
Público

Los empleos de Rajoy cotizan un 32% menos a la Seguridad Social

El millón de puestos de trabajo que el Gobierno dice haber creado en los dos últimos años, debido a su mala calidad, no basta para cuadrar las cuentas del sistema, que en abril acumulaba ya un desfase de 340 millones de euros.

Una oficina de la Seguridad Social en Barcelona.

VICENTE CLAVERO
@vicente_clavero

MADRID.- La temporalidad, los bajos salarios y las bonificaciones que disfrutan los empresarios han hecho que la cotización media de los parados que encuentran trabajo se haya desplomado durante los dos últimos años.

En abril de 2013, la Seguridad Social recaudaba 490,32 euros por afiliado. Desde entonces, su número ha crecido en 1.033.782, pero la aportación media de los nuevos no llega a los 330 euros mensuales, lo que equivale a un retroceso del 32%.

Como consecuencia de ello, los últimos datos sobre la situación financiera de la Seguridad Social, correspondientes a finales de abril, confirman las dificultades existentes para equilibrar las cuentas del sistema. En los cuatro primeros meses de 2016, los pagos por prestaciones superaron en casi 340 millones de euros la recaudación por cuotas, pese a que el número de afiliados creció en más de 450.000 sólo durante el último año.

Entre enero y abril, los ingresos de la Seguridad Social ascendieron a 33.564 millones de euros, lo que supone un incremento del 2,6% sobre los 32.693 millones del mismo periodo de 2015. Mientras tanto, los gastos por pensiones contributivas y no contributivas, así como por el resto de las prestaciones, sumaron 33.904 millones de euros, un 3,4% más que los 33.783 millones contabilizados a lo largo del primer cuatrimestre del año pasado.

La diferencia negativa entre la recaudación derivada de las cotizaciones sociales y los pagos a los beneficiarios de la Seguridad Social alcanzó, por tanto, los 339,6 millones de euros, frente a los 89,9 millones de enero-abril de 2015. Lo paradójico es que, entre ambos periodos, el volumen de afiliados pasó de 17.008.296 a 17.463.835, con un incremento del 2,6%, siempre según los datos proporcionados por el Ministerio de Empleo.

Un camarero despliega una sombrilla de la terraza de un bar en Sevilla. REUTERS/Marcelo del Pozo

El crecimiento del desfase en las cuentas de la Seguridad Social obedece a que las pensiones de los nuevos beneficiarios son mayores porque cotizaron más durante su vida laboral, además de a que la creación de empleo se está apoyando en contratos de mala calidad. La coincidencia de ambos factores explica que los gastos aumenten a un ritmo mayor que los ingresos, con el consiguiente peligro para la sostenibilidad del sistema.

Todo ello provoca dificultades de tesorería, que se agudizan en julio y diciembre, cuando hay que hacer frente a las pagas extraordinarias e ingresar en Hacienda las retenciones a cuenta del IRPF. Para cumplir sus obligaciones, el Gobierno de Mariano Rajoy viene recurriendo sistemáticamente al Fondo de Reserva de la Seguridad Social (la hucha de las pensiones), que hoy ronda los 32.000 millones, la mitad que hace cuatro años.

Aún no se sabe el importe que será retirado del Fondo para abonar a los pensionistas la paga de julio.

Más noticias de Economía