Público
Público

España pide a la UE fijar el precio de la luz de forma independiente frente a la oposición de 11 países

El Gobierno ha enviado un documento a la Comisión Europea en el que reclama poder separar los precios del mercado de la electricidad y fijar un precio límite del gas natural en situaciones excepcionales.

La vicepresidenta tercera y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera, interviene durante la clausura de la jornada sobre la elaboración del Nuevo Programa de Acción Nacional contra la Desertificación -PAND2-, en la sede d
La vicepresidenta tercera y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera, en la sede del Ministerio, a 7 de octubre de 2021, en Madrid. Eduardo Parra / Europa Press

España ha pedido a la Comisión Europea (CE) poder separar los precios del mercado de la electricidad y fijar un precio límite del gas natural en situaciones excepcionales. El Gobierno de Pedro Sánchez plantea que se debe permitir a los Estados miembros "adaptar la formación del precio de la electricidad a sus situaciones específicas". Estas propuestas darían flexibilidad a cada Estado miembro al margen del sistema europeo actual.

España ha lanzado estas propuestas en un documento en el que fija su posición para el Consejo de ministros europeos extraordinario de Energía de este martes, que ha sido recogido por Efe.

España defiende que en "circunstancias extraordinarias" el precio de la electricidad se obtendría "como un precio promedio con referencia al costo de las tecnologías limpias inframarginales (particularmente las renovables" y no como ahora con el precio marginal puro, que argumentan que está "contaminado por los picos en los precios del gas".

El Consejo de ministros europeos se prevé tenso porque varios países ya han rechazado interferir en los mercados del gas y la electricidad

Así, el precio de la electricidad estaría directamente vinculado "a las mezclas de producciones nacionales".

Además, lanzan la petición de poner tope para las ofertas de electricidad de gas natural, reconociendo que "requiere una compensación que se recuperará en una fecha posterior".

Igualmente, propone medidas para prevenir la especulación financiera en los mercados de emisiones (ETS).

Por último, España insiste en el documento en su propuesta de crear una plataforma europea centralizada para comprar gas natural, facilitando la acumulación de reservas estratégicas de gas. Defienden "contratos de opciones" para tiempos de crisis que se asignarían a "productores de gas de terceros países mediante subastas competitivas a nivel de la UE".

11 países rechazan interferir en los mercados

El debate de este martes en el Consejo extraordinario se prevé tenso ya que al menos Alemania, Austria, Dinamarca, Luxemburgo, Estonia, Finlandia, Irlanda, Letonia y Países Bajos señalaran en una carta conjunta que no apoyarán ninguna medida que pueda interferir en los mercados del gas y la electricidad. A esta carta se sumaron después Bélgica y Suecia.

La secretaria de Estado española de Energía, Sara Aagesen, declaró este martes que "no tiene mucho sentido" esta postura inmovilista de los 11 países. "No tiene mucho sentido puesto que ya sabemos que va a haber un análisis" del mercado eléctrico y del mercado de ETS, según quedó reflejado en las conclusiones aprobadas por en el Consejo Europeo de la pasada semana, declaró Aagesen a su llegada a un Consejo extraordinario que se celebra en Luxemburgo.

Más noticias de Economía